domingo. 26.05.2024

Cuando Porsche quiso comprar Volkswagen. Parte I.

Porsche es una marca legendaria, mítica. Con una historia increíble que esconde todos los ingredientes para los mejores guiones de Hollywood. Luchas de poder, amistades peligrosas, aventuras de superación y victoria, lágrimas de desesperación y reinventarse cuando todos te daban por muerto.

Haciendo un muy breve y resumido repaso a la vida de la empresa Porsche, destacando únicamente los hechos más importantes y obviando muchos desarrollos de ingeniería destacable, para no aburrir a la audiencia y sabiendo que unas breves consultas a Wikipedia pueden solventar todas las dudas, empecemos por el principio.

El magnífico ingeniero Ferdinand Porsche, constituyó en 1.931 su oficina de ingeniería para el desarrollo de proyectos de automoción junto a su hijo Ferry Porsche (Ferry es el diminutivo de Ferdinand, para distinguirlo de su padre). Ferdinand ya venía de una trayectoria de éxitos en el departamento de competición de Mercedes-Benz (las balas plateadas). La oficina se llamaba Porsche AG y después de múltiples trabajos de desarrollo para fabricantes alemanes, recibieron su encargo más conocido: el desarrollo del “Coche del Pueblo”.

Un encargo directo del Sr. Adolf Hitler a su ingeniero más brillante, para el desarrollo de un vehículo económico, fácil de fabricar y robusto hasta la saciedad. El futuro “Coche del Pueblo” que debía movilizar a la floreciente Alemania de entre guerras obtendría un nombre literal: Volks (Pueblo) + Wagen (Coche).

Llega la Segunda Guerra Mundial y la fábrica de VW (Volkswagen) se dedica mayormente en la fabricación de vehículos militares como el Kübelwagen, derivado directamente del Volkswagen Tipo 1 (Escarabajo). La oficina de Porsche se enfrasca en el desarrollo de maquinaria de guerra como la torreta del Carro de Combate Panzer VI Tiger o el diseño íntegro del Carro de Combate Panzer VIII Maus entre otros.

Después de la guerra y con la oficina de Porsche AG bajo la atenta tutela de los aliados, su hijo Ferry se hizo cargo de la empresa mientras el veterano Ferdinand pasaba un tiempo en prisión para compensar sus malas compañías durante el conflicto, quedando gratamente sorprendido por la calidad de diseño que su hijo había desarrollado en su ausencia.

La célebre cita que ha hecho famoso a Ferry Porsche es la siguiente: En aquel momento miré a mi alrededor y no encontré el coche con el que soñaba, así que decidí construirlo yo mismo. En el año 1948 nació el Primer Porsche, sobre la base del VW Escarabajo, con la misma arquitectura de motor trasero boxer de 4 cilindros, con un trabajo de aerodinámica muy elaborado para la época, reducción de peso a unos increíbles 585 Kg. y un ajuste de suspensiones de competición. Acababa de nacer el Porsche 356.

Ferry tenía intención de vender 500 unidades de “su deportivo” pero llegaron a fabricarse la friolera de 78.000 unidades. Todo un bombazo. Era el deportivo de referencia y desde entonces Porsche ha marcado el camino a seguir.

Como podemos ver, la relación entre Porsche y VW ha sido, desde sus inicios muy intrincada a todos los niveles, pero todavía hay más, mucho más… dejadme que os lo explique.

Louise Porsche, la hija de Ferdinand Porsche y hermana de Ferry Porsche se casó con Anton Piëch, cogiendo el nombre de casada de Louise Piëch. Su marido aparte de yerno de Ferdinand Porsche, también socio de la empresa Porsche AG con un 10% del capital inicial también fue el director de la fabrica de VW durante la 2ª Guerra Mundial, lo que le llevó a prisión junto con su suegro. El hijo de Louise y Anton Piëch sería el futuro mandamás del Grupo VW, uno de los mejores gestores que ha visto empresa y honrando a su abuelo, un excelente ingeniero. Responde al nombre de Ferdinand Piëch.

Vaya, parece que los lazos se están cerrando y todo está más unido de lo que parece. Pero todavía hay más.

Porsche empieza a tener éxito con el 356 y empieza el diseño de su sustituto. En el diseño del nuevo modelo ya participa el nieto de Ferdinand e Hijo de Ferry que destaca por una facilidad asombrosa a la hora de diseñar deportivos. Ferdinand (Butzi) Porsche III, será la persona que creará un mito inconfundible. Un modelo que inicialmente se llamó Porsche 901 (porque internamente se llamaba proyecto 901) y que fue presentado en el Salón del Automóvil de Frankfurt de 1.963. Fue un éxito rotundo.

Como anécdota comentar que Peugeot se quejó por el número asignado al nuevo modelo, ya que ellos tenían la exclusiva de asignar los modelos de coche con tres cifras y un cero en el centro. Para Peugeot era una antigua simbología donde el cero en el centro representaba el agujero en el fondo del radiador por donde se introducía la maneta para arrancar los motores de antaño. Porsche accedió a cambiar el número asignado: acababa de nacer el Porsche 911.

Volkswagen por su parte estaba en una enorme expansión del negocio con su super conocido Escarabajo y desarrollando los nuevos modelos del futuro glorioso de la marca.

Curiosamente, ambas empresas poseían desde siempre acciones unas de las otras. Porsche tenía acciones de VW y viceversa.

Sin querer entrar en más detalle sobre los derroteros empresariales de las dos corporaciones, pegamos un salto en el tiempo hasta el principio del S. XXI, donde las cosas van a ponerse muy, pero que muy interesantes.

Fin parte 1

Cuando Porsche quiso comprar Volkswagen. Parte I.