sábado. 15.06.2024

¡Hola, septiembre!

Ya es Septiembre. ¡Por fin!. Y digo esto porque, salvo la revelación del verano (‘Cámbiame’ en Telecinco), las parrillas de las cadenas han estado en plena liquidación de sus artículos de biblioteca. Para que los lectores no piensen “¿qué leches dice este idiota?”, voy a explicarme. Una biblioteca televisiva la forman aquellos productos que están en lo más hondo de los cajones de las cadenas y que éstas están obligadas a comprar cuando quieren una película o una serie en la que sí están realmente interesados. Un ejemplo. Antena 3 quiere emitir la ficción de The CW ‘The Flash’ y, para hacerse con ella, Warner le exige adquirir millones de bodrios que al canal, en este caso A3, le sirven para darnos por saco en verano. Productos en los que no confía y que, a veces, ¡son buenos!. Sin embargo, esa desgana de la propia cadena crea en el espectador ‘cero expectativas’ y, como consecuencia, bajos shares.


Después de este desasosiego (exagero… ¡siempre!) llega el noveno mes del año y las cosas cambian. Ana Rosa Quintana vuelve mucho más joven que cuando tenía 17 años. Susanna Griso vuelve exactamente igual que el año pasado, que el anterior, y que el otro. Mariló sigue sin entender que su programa es un auténtico fracaso, y Mónica Naranjo sigue soñando con presentar ‘Tu cara me suena’. Por otro lado, Pablo Motos sigue sin provocar que mis brackets se vean al sonreír. Wyoming brilla nuevamente. Y la misma TVE alucina con el resultado que le están dando esta semana sus programas de prime time. Increíble. Ni ellos mismos se lo creen. El karma, que en realidad era el ‘mal-programar’ de toda la vida, ahora está de su parte.


El lunes, ‘Carlos, rey emperador’ obtuvo una lograda segunda posición compitiendo con el fenómeno de la temporada pasada, ‘La Voz Kids’. ‘Olmos y Robles’, lo nuevo de uno de los miles de ‘buenorros’ de ‘El príncipe’, se hizo con el oro convirtiéndose en lo más visto del martes. Muchos pensaran “es que había fútbol y los arrastres le ayudaron”. ¡Mentira!. Tuvo una muy buena curva de audiencia, lo que significa que la gente se unió progresivamente a la emisión porque la consideraron ‘atractiva’ a medida que la seguían. Y, el miércoles, ‘En la tuya o en la mía’ (frase horrible para cualquier cita) se convirtió en la segunda opción de su franja.


No confío mucho en La1 del PP, francamente… pero los datos, ¡gobiernan!

 

¡Hola, septiembre!