miércoles. 12.06.2024

Crecer en altura para proteger el territorio

El precio de la vivienda continúa disparado y así seguirá mientras no existan medidas valientes dispuestas a incrementar su oferta. En Baleares, nuestra singularidad como islas, tiene como hándicap que nuestro suelo es finito y, a día de hoy, no existen previsiones de dotar a nuestros pueblos y ciudades de más suelo urbano, pues no queda más territorio para consumir. Esto tiene como inmediata consecuencia una escasez de vivienda galopante.

A esta escasez debemos añadir la alta demanda existente para comprar una vivienda en nuestras islas, lo que conlleva irremediablemente un continuo incremento en el precio de la misma y la situación irá a más. Es el precio a pagar por vivir en el paraíso.

Y es en este punto donde se impone un principio básico de la economía como es la ley de la oferta y la demanda. Ante una escasez de vivienda y una creciente demanda como la que tenemos, es evidente que los precios no dejarán de subir sino ofrecemos soluciones prácticas e inmediatas.

Todo ello, nos lleva a formularnos la siguiente pregunta ¿Podemos incrementar la oferta de viviendas sin destruir más territorio? Pues la respuesta es evidente, sí, creciendo en altura. Tranquilos, no estamos hablando de construir rascacielos en Valldemossa o Fornalutx, sinóde modificar la normativa urbanística de nuestras ciudades para que éstas aprovechen de una manera más eficaz y eficiente el suelo urbano que tienen disponible.

En conclusión, incrementar el número de viviendas por metro cuadrado sin consumir más territorio sólo será posible si crecemos en altura.

Crecer en altura para proteger el territorio