lunes. 15.04.2024

El Forn i Pastisseria Gelabert de Llubí se ha alzado con el título de la Mejor Ensaimada del Mundo de 2018 en el marco del concurso organizado por la empresa Hijos de Ramon Oliver. Esta ha sido la decisión de un jurado integrado por expertos gastronómicos después de una emocionante cata.

 

Tras el ganador del certamen, que recibe como premio 1.000kg de harina, se ha clasificado en segunda posición el forn Can Segura de Muro llevándose 500kg de harina, mientras que en tercer lugar ha quedado clasificado la Pastisseria Real de Palma, con otros 250kg. 

 

El lugar escogido para la disputa de la gran final, al igual que ocurriera en la edición de 2017, ha sido el Parc de la Mar (entre s'Hort del Rei y Capitanía Marítima) donde, a partir de las 17 h, se dieron cita los diez forns cuyas ensaimadas, tras la cata privada del pasado 15 de febrero, se ganaron un sitio en la gran final. 

 

Las 10 panaderías y pastelerías finalistas han aportado dos ensaimadas lisas grandes, sin azúcar de cobertura y de un peso aproximado de 250 gramos (una para su cata y otra para valorar su presentación). 

 

El encargado de otorgar este premio ha sido un jurado compuesto miembros de la Associació de Fornes i Pastissers de les Illes Balears junto a otros expertos y críticos gastronómicos, quienes probaron un trozo de cada una de las ensaimadas, tantas veces como fue necesario, para poder tomar una decisión sobre cuál de ellas era la mejor del mundo en este 2018. Cada uno de los miembros del tribunal puntuó todos los productos, valorando los criterios establecidos en unas hojas de cata. 

 

El concurso organizado por Hijos de Ramón Oliver cuenta con el patrocinio de las empresas L’Hirondelle, Azucarera, Mantecas Martínez e Hijos de Moretó, así como con la colaboración del Govern de les Illes Balears, la Associació de Forners i Pastissers de les Illes Balears, el Consell Regulador I.G.P. Ensaimada de Mallorca y la Fundación Asima.

La mejor ensaimada del mundo se elabora en el Forn Gelabert de Llubí