domingo. 23.06.2024

La presidenta de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), María Frontera, afirma que la economía circular es una vía de progreso para impulsar la competitividad sostenible de un destino. Un enfoque que cobra mayor relevancia en Mallorca porque al ser una isla, su territorio y recursos naturales son más limitados y finitos. 

 

Frontera ha realizado esta afirmación en el transcurso de la intervención que ha llevado a cabo en el congreso de Hoteleros organizado por la CEHAT y celebrado en Oviedo.

 

En este sentido la presidenta de la patronal mallorquina, que aglutina a cerca de 850 establecimientos y representa 200.000 plazas en toda la isla, aludió a Impulsa Balears, una plataforma de conocimiento estratégico que, a través del volcado de datos de 13 empresas hoteleras asociadas a la FEHM, ha creado un manual de aplicación y benchmark que permite a las compañías medir su progreso circular y autodiagnosticarse.

 

María Frontera destacó que, gracias a los resultados de esta solución tecnológica sabemos que “las empresas hoteleras de Mallorca que llevamos años trabajando en la transformación partimos de una situación favorable y ya hemos recorrido 48 puntos de los 100 fijados en el manual de circularidad hotelera para los próximos años”. 

 

Para finalizar ha recalcado, “tenemos un compromiso con Mallorca. Nuestro objetivo ahora es acelerar la transformación realizada en los últimos años y ejercer nuestra capacidad tractora para potenciar el tránsito de una cultura del aprovisionamiento al aprovechamiento y extenderlo al resto de la cadena de valor turística  con el fin de reforzar alianzas estratégicas con grupos de interés. 

 

Frontera ha citado como por ejemplo la acción llevada a cabo por la propia FEHM para la transformación de los residuos de obra procedentes de la reforma de la planta hotelera y certificación de su trazabilidad. Lo que demuestra, una vez más, cómo el sector hotelero ejerce de palanca y genera actividad económica no sólo en el sector de la construcción e industrias afines, sino también creando empleo verde.”

 

O por ejemplo en la transformación de residuos orgánicos de la planta alojativa y su transformación en compostaje natural para revitalizar el producto local (agricultura y ganadería). Un proyecto que impulsó Garden Hotels en colaboración con entidades del tercer sector (Apaema, Amics de la Terra, Aubo, Estel de Llevant y Ramon Plana (experto Compostador).

Frontera defiende el compromiso de los hoteleros de Mallorca para con la sostenibilidad