domingo. 25.02.2024

Los hoteleros de Baleares han realizado una inversión histórica de más de 1.500 millones de euros en los últimos 5 años para mejorar sus instalaciones y ofrecer un servicios de mayor calidad y, por extensión, que ofrezca más rentabilidad.

 

La voluntad no era otra que competir en un segmento del mercado que priorizase la calidad por encima del precio como hasta ahora. Ahora bién esta apuesta se ha convertido en una arma de doble filo de cara a la próxima temporada turística.

 

Así se deduce del panorama que se ha dibujado en la última jornada de mercados emisores organizada por la Federación Hotelera de Mallorca conjuntamente con Turespaña. El presidente de los hoteleros, Gabriel Llobera ha indicado que los mercados competidores de Baleares como pueden ser Tunez, Marruecos, Grecia o Egipto estan reaccionando y recuperando cuotas de mercado basándose una política de precios.

 

Y es que el hecho de que la oferta hotelera de Baleares haya incrementado su calidad también ha repercutido en el precio y Llobera reconoce que en "este segmento de calidad es más complicado poder vender".

 

A ello, según Llobera, hay que añadir los efectos perjudiciales que puede generar la ecotasa sobre todo de cara a a la temporada de invierno y con el horizonte puesto en un posible incremento del 100% en este impuesto. El presidente ha agradecido la campaña de promocion invernal del Govern y ha dejado muy claro que no existe ninguna intención de rebajar precios.

 

Por su parte, el responsable de la oficina de Turespaña en Munich, Álvaro Blanco ha advertido de una posible retracción de la demanda de turismo familiar alemán provocada por el alza de precios y por la entrada en juego de otros destinos mediterraneos. En este aspecto también ha dicho que los destinos competidores son Turquia y Equipto pero también otros como Abu Dhabi o Dubai.

 

Con todo, Blanco ha dejado claro que esta bajada no será muy elevada por el amor que siente el alemán por Mallorca y a pesar de las imágenes de saturación difundidas en la prensa el pasado verano.

 

Ahora bién Blanco ha dejado caer también que "reducir flujos turísticos para elevar los ingresos puede que suponga estar en el buen camino". Así ha reivindicado que se deje de hablar de cifras de turistas y ocupación y se hable de rentabilidad.

 

En relación a la ecotasa, opina que no tendrá repercusión "por que el almán está acostumbrado a pagar tasas y considera mucho más importante que se comunique bién lo que se hace con el dinero y que tenga un valor añadido para el turista".

El incremento de precios, un arma de doble filo para el turismo en Baleares