miércoles. 12.06.2024

La multinacional energética Naturgy ganó 1.045 millones en el primer semestre del año, un 87,6% más que en el mismo período de 2022, unos resultados que elevará a 1.800 millones de euros en el ejercicio 2025.

La compañía ha dado a conocer este lunes tanto las cuentas de enero a junio, como más detalles de la actualización de su plan estratégico hasta 2025.

La multinacional justifica el incremento sustancial de sus ganancias hasta junio en comparación a la primera parte de 2022 debido al "buen desempeño de las actividades liberalizadas internacionales, en particular, por las actividades de gestión de la energía y comercialización, y la evolución positiva del resultado financiero, que refleja el fuerte desapalancamiento logrado en el período".

Asimismo, el resultado de Naturgy de enero a junio de 2022 estuvo condicionado en parte por una provisión por una sentencia contraria a su participada chilena Metrogas.

El pasado 12 de julio la multinacional avanzó que la revisión de su plan estratégico hasta 2025 prevé una mejora del dividendo. En concreto, Naturgy dijo que en el período 2023-2025 repartiría al menos 1,40 euros por acción en cada uno de esos ejercicios y también avanzó su intención de situar el Ebitda o beneficio bruto de explotación en 5.100 millones en 2025, las inversiones en 13.200 millones y la deuda neta en 16.000 millones.

Respecto a las inversiones, son ligeramente inferiores a las anunciadas en julio de 2021 -entonces se prometieron 14.000 millones- aunque superiores en 5.000 millones en relación al plan 2018-2022.

En el período 2023-2025, el 61% de las inversiones se destinará al desarrollo de renovables y el 28% al negocio de redes, detalla Naturgy.

DIVIDENDO DE 0,50 EUROS POR ACCIÓN EL 7 DE AGOSTO

Además de fijar su objetivo de beneficio para 2025, esos 1.800 millones de euros mencionados, la compañía ha dado a conocer también este lunes que abonará el próximo 7 de agosto un dividendo a cuenta de los resultados de 2023 de 0,50 euros por acción.

La multinacional ya explicó el 12 de julio que el incremento del dividendo -ese reparto mínimo de 1,40 euros por acción durante el período 2023-2025- estaba "sujeto al mantenimiento de una clasificación crediticia de BBB" por la agencia S&P y ratificó que el 85% de las ganancias de la compañía se destinaría a remunerar a los accionistas.

En cuanto a los resultados hasta junio, Naturgy asegura que el primer semestre del año ha estado marcado "por una reducción de los precios de la energía con una volatilidad persistente, así como por la incertidumbre regulatoria".

De enero a junio, Naturgy sumó un beneficio bruto de explotación o Ebitda de 2.849 millones, un 39% superior al del mismo período de 2022, mientras que incrementó las inversiones un 16%, hasta los 839 millones, y rebajó la deuda un 11% en relación al cierre de 2022, hasta los 10.752 millones.

LOS NEGOCIOS LIBERALIZADOS APORTAN EL 57% DEL EBITDA

Por actividades, los negocios liberalizados aportaron el 57% del beneficio operativo del grupo, es decir, un total de 1.677 millones de euros, impulsados principalmente por las actividades internacionales de gestión de la energía, que hicieron que la aportación al ebitda de estos negocios se disparara un 84,1%.

Los negocios regulados, por su parte, generaron el 43% del beneficio operativo de la multinacional, es decir, 1.261 millones, lo que supone un 5,3% más que en el mismo período de 2022.

La actividad de redes de España -generó 732 millones, un 8,6% menos- se vio afectada principalmente por una menor retribución y demanda, especialmente en el gas, como consecuencia de una meteorología más suave y una menor demanda industrial, mientras que el negocio de redes en Latinoamérica -529 millones de aportación al ebitda, un 33,2% más- se vio beneficiado por las actualizaciones de tarifas, entre otros factores.

En cuanto a la generación renovable, generó un ebitda de 235 millones, un 34% superior. En este sentido, de los 839 millones invertidos hasta junio, un 65% se destinaron a renovables y Naturgy suma ya una potencia renovable en operación de cerca de 5,7 GW, con un incremento de casi 400 MW en los últimos seis meses a nivel global.

En España suma ya una treintena de parques eólicos y plantas fotovoltaicas en construcción, que permitirán incorporar cerca de 1 GW de potencia instalada a la cartera del grupo a lo largo de 2024.

Por otra parte, Naturgy ratificó también el pasado 12 de julio el llamado proyecto Géminis, que consiste en la escisión de la compañía en dos, y expresó su "total confianza" en su equipo directivo tras el debate de los últimos días sobre la hipotética recuperación de la figura de consejero delegado en la multinacional.

De esta forma, Naturgy dejaba claro que sigue adelante con este proyecto, que busca dividir la actual multinacional en dos compañías, ambas cotizadas: una que concentre los negocios regulados y otra los liberalizados.

El proyecto requiere el aval del Gobierno, por lo que está por ver qué posición tiene el nuevo Ejecutivo español que surja de las elecciones de ayer.

Entre tanto, Naturgy mantiene aparcada la elección de un nuevo número dos para la compañía tras la renuncia a ejercer esta responsabilidad del directivo de Citi Ignacio Gutiérrez-Orrantia.

Naturgy ganó hasta junio 1.045 millones