miércoles. 12.06.2024

Según se ha podido conocer en algunos Medios de Comunicación, el Juzgado de lo Mercantil nº11 de Barcelona habría desestimado en el día de ayer la demanda de Fairmont para quedarse la explotación del antiguo hotel Rey Juan Carlos I, cerrado desde el año 2020, en que la operadora dejó “en suspenso” el contrato de gestión del hotel. La resolución judicial daría así vía libre al nuevo proyecto, confiado por la nueva propiedad y el inversor Tyrus Capital, a Meliá Hotels International, de forma que la hotelera española asumirá la gestión del establecimiento y del Palacio de Congresos que forma parte del complejo.

Meliá abrirá el Palau de Congressos de Cataluña en el mes de octubre de este año y se marca el mes de enero de 2024 como fecha - objetivo para que el hotel, rebautizado como Miranda de Pedralbes, de Gran Meliá, y transformado en un resort-destino urbano de referencia, reabra también sus puertas. Como explica Ramon Vidal Castro, que dejará su posición de Director de Operaciones en Palma de Mallorca para dirigir la puesta en marcha de este importante activo: “aunque la propiedad, con el soporte de Tyrus Capital, ha iniciado hace meses las reformas y puesta a punto necesarias para la infraestructura después de  tres años de inactividad, esta resolución supone un nuevo punto de inflexión en los trabajos destinados a retornar a la ciudad de Barcelona un complejo hotelero y de Congresos  puntero para los segmentos de congresos y de ocio urbano, y a cumplir con los compromisos adquiridos con los empleados y resto de Grupos de Interés de este destacado establecimiento”.

El Gran Meliá Miranda de Pedralbes se perfila, según el proyecto de Melia, como un oasis de tranquilidad dentro de la ciudad, tanto para huéspedes como para residentes locales.  El proyecto potencia la comunicación entre los espacios del hotel y los más de 25.000 metros de jardines históricos de estilo romántico y modernista que lo rodean, llevando luz y vida a las zonas comunes. El proyecto de reforma está liderado por el arquitecto especializado en hoteles Álvaro Sans, del estudio ASAH.
 
El hotel Miranda de Pedralbes apuesta también por ofrecer experiencias de ocio, bienestar y estilo de vida, como la variada oferta gastronómica que incorporará restaurantes de firma, propuestas de “all-day dining”, un Jazz Club, un Night Club, y una zona de piscinas llena de energía con las mejores vistas de Barcelona, así como una espectacular terraza-rooftop con vistas 360º de la ciudad, que es toda una declaración de las intenciones de transformación del establecimiento.

Una vez renovadas, las 391 habitaciones y suites (65 en total) de diversas tipologías, incluyendo la “Penthouse suite Red Level” que será la más exclusiva de la ciudad, sumergirán a los clientes en viaje de negocios y/o placer en la experiencia de la marca Gran Meliá, que evoca la esencia del lujo y la elegancia mediterránea, los placeres sencillos y la conexión con la tierra.

La reapertura del icónico hotel se producirá en un momento en que la ciudad de Barcelona “renace” y recupera el turismo individual y de lujo, y vuelve a posicionarse entre los destinos líderes a nivel internacional en el turismo de reuniones, congresos, convenciones y viajes de incentivos. En este sentido, el nuevo Palau de Congressos de Cataluña aportará una nueva infraestructura con las más modernas instalaciones y equipamiento, con la experiencia de Meliá en todo tipo de eventos y su expertise en eventos sostenibles, que sumarán a la capacidad global de la región 39 salones de diversos tamaños, un Auditorio con capacidad para más de 2.000 personas, y más de 4.000 metros cuadrados de espacios para Ferias y Exhibidores.

El hotel, que nació como “Rey Juan Carlos I” para las Olimpiadas de 1992, bajo proyecto arquitectónico de Carlos Ferrater que recibió el Premio Nacional de Arquitectura, tuvo diversos operadores hasta que los entonces propietarios del hotel cedieron la gestión a Fairmont, enseña americana del grupo europeo ACCOR, en el año 2014. Tras irrumpir la pandemia en 2020 el cierre del establecimiento se convirtió en indefinido, al dejar la operadora “en suspenso” el contrato de explotación que les vinculaba al hotel. Tras un cambio en la titularidad, los nuevos propietarios, con el apoyo de Tyrus Capital, consiguieron el pasado mes de abril que la justicia aprobase el Concurso de Acreedores propuesto, despejando así un importante obstáculo a la recuperación de la actividad.

Con la decisión del Juzgado de lo Mercantil en el día de ayer, se daría finalmente vía libre para que el hotel pueda reabrir sus puertas bajo el nombre de Miranda de Pedralbes, de Gran Meliá, y con un nuevo e ilusionante proyecto de gestión, que liderará Ramón Vidal Castro, cuyas credenciales incluyen la dirección durante 6 años del hotel Meliá Castilla – un buque insignia del grupo en Madrid que acoge más de 6.000 eventos anuales- y que puso en marcha y gestionó también  con notable éxito el complejo de Hotel y Palau de Congressos de Palma.

Para el Presidente y CEO de Meliá, Gabriel Escarrer Jaume, “con esta decisión judicial se da un paso definitivo en el largo y tortuoso camino que ha demorado la reapertura de un activo destinado a marcar una nueva era para el turismo de Congresos y Negocios en Barcelona, mejorando su gestión y su reputación gracias a la marca Gran Meliá, que este mismo año habrá abierto, entre otros, hoteles de gran lujo tan destacados como el Gran Melia Nha Trang, en Vietnam, o el Gran Meliá Palazzo Cordussio, en pleno centro histórico de Milan. Además, estoy seguro de que el Palau de Congressos de Cataluña,  junto al Palau de Congressos de Palma, se convertirán en el binomio ganador indiscutible de todo el Mediterráneo para un segmento que atrae un turismo de alto poder adquisitivo 12 meses al año“.
 
Tony Chedraoui, CEO de Tyrus y principal inversor en el proyecto, reafirma su confianza en la justicia, afirmando que “no tenía dudas de que el ejemplar compromiso demostrado por la más alta dirección de Meliá, que permitirá que este proyecto vuelva pronto a resurgir orgullosamente en Barcelona, sería reconocido por los  tribunales; desde mediados de 2022 fuimos conscientes de que la receptividad del anterior operador no estaba a la altura, pese a nuestros extenuantes y nuestras llamadas a agilizar un proceso que amenazaba la viabilidad del proyecto. En interés del proyecto, de sus empleados, y de la ciudad de Barcelona, a finales de 2022 decidimos contactar con Gabriel Escarrer y su equipo como nuevos operadores, cuya respuesta fue inmediata y conforme a la urgencia que requería la situación. Puedo asegurar que tanto Gabriel Escarrer como yo estamos comprometidos al máximo con este proyecto, que para nosotros no representa tan solo un hotel, sino la pasión y el compromiso que ambos compartimos con la ciudad de Barcelona”.

Meliá abrirá este año el Palacio de Congresos de Cataluña y pone el acelerador para...