lunes. 15.04.2024

Endesa redujo su beneficio neto un 71% en 2023, hasta los 742 millones de euros, impactada por el laudo que le obliga a pagar 530 millones de euros a un productor de gas natural licuado (GNL) y por el descenso del margen del negocio de gas, que obtuvo un extraordinario resultado en 2022 por los altos precios.

Según ha informado este miércoles la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el resultado ordinario neto, que sirve de base para el reparto del dividendo, descendió un 60%, hasta los 951 millones de euros, y el resultado bruto de explotación (ebitda) fue de 3.777 millones, un 32% inferior.

El ebitda procedente de los negocios liberalizados (generación y comercialización) bajó un 19 % en términos comparables por el menor margen de la generación convencional tras el extraordinario 2022; mientras que el del negocio regulado de distribución mejora hasta los 1.757 millones, frente a 1.703 millones en 2022.

Por su parte, los ingresos de Endesa descendieron un 23% en 2023, hasta los 25.459 millones de euros.

A pesar de la caída en el resultado de 2023, el consejero delegado de Endesa, José Bogas, ha dicho que esperan retornar en este 2024 a la senda de crecimiento con la normalización de los márgenes del negocio del gas y de la generación convencional.

Ha confirmado los objetivos anunciados en su último Capital Markets Day de lograr un ebitda de entre 4.900 y 5.200 millones, lo que supondría entre un 11% y un 18% más; y elevar entre el 60% y el 70% el beneficio ordinario neto, hasta el rango de entre 1.600 y 1.700 millones de euros.

En la reducción del beneficio en 2023 ha influido el descenso de los precios energéticos, al bajar el precio promedio del gas (índice TTF) un 64% respecto al año anterior y el precio medio del mercado mayorista eléctrico diario (pool) un 48 %, hasta los 87 euros/megavatio hora (MWh), a lo que se ha unido un descenso del 2,1 % de la demanda.

Los resultados de Endesa también se han visto impactados también por la minoración que introdujo el 'clawback' aprobado por el Gobierno para limitar el precio de la venta de la energía que producen las plantas que no usan gas, así como por el gravamen temporal extraordinario del 1,2 % sobre los ingresos de las compañías que facturan más de 1.000 millones de euros.

Por su parte, el ebitda se ha visto impactado por el laudo arbitral que obliga a Endesa a pagar 530 millones a un productor de gas natural licuado por la revisión de un contrato de aprovisionamiento, así como por una provisión para digitalización de 165 millones de euros, a lo que se une que este año Endesa no tiene el extraordinario que le supuso en 2022 la venta del 51 % su negocio de movilidad eléctrica a su matriz, Enel.

La compañía también sufrió en 2023 mayores amortizaciones y pérdidas por deterioro, y el aumento de los costes financieros, con un impacto de 256 millones, afectados también por una negativa actualización financiera de provisiones.

Endesa invirtió 2.304 millones en 2023, un 2% menos que en 2022, en que alcanzó su récord histórico de inversión, y de ellos un 38 % fueron para la red de distribución, un 34% para renovables, un 15% para generación convencional y un 12% para comercialización de luz, gas y servicios de valor.

La venta de una participación en solar, en la fase final

La compañía ha informado de que avanzando en la venta de una participación minoritaria en su cartera de proyectos fotovoltaicos en operación, que ya se encuentra en la fase final del proceso.

Endesa cerró 2023 con 6,9 millones de clientes en el mercado libre, un 1% más que en 2022, y sus ventas de electricidad a precio fijo a clientes domésticos y empresariales crecieron hasta 53 teravatios hora (TWh), un 3% más.

La compañía tiene ya vendida de antemano el 95% de su producción propia para 2024, y en torno al 85% en 2025 y el 50% en 2026.

Asimismo, Endesa incrementó en 2023 su número de puntos de recarga de vehículos eléctricos un 39 %, hasta alcanzar los 19.300, y multiplicó casi por cinco la potencia instalada a clientes en nuevas instalaciones de autoconsumo, hasta alcanzar los 184 megavatios (MW).

El flujo de caja a cierre de 2023 creció en 3.000 millones respecto a un año antes, hasta alcanzar los 4.700 millones de euros, y la deuda neta se redujo hasta los 10.400 millones, 500 millones menos que un año antes, gracias al buen comportamiento del flujo de caja.

El coste medio de la deuda se situó en 2023 en el 3,2 %, frente al 1,4 % del año anterior, debido a la subida de los tipos de interés, y la ratio de apalancamiento (deuda sobre ebitda) pasó de 2 veces al finalizar 2022 a 2,4 en 2023. EFECOM

Endesa reduce sus beneficios un 71% y se queda en 742M€ en 2023, un 71 % menos