sábado. 20.04.2024

Las condiciones metereológicas adversas y la falta de conexión aérea, han sido algunos de los principales motivos de esta “Semana Santa tan complicada”

"Esta Semana Santa, en Playa de Palma, ha sido diferente a la de otros años con una lectura positiva y una negativa". Así de tajante se ha manifestado el presidente de Palma Beach, Juan Miguel Ferrer.

El lado positivo, ha dicho, ha sido que “el Ayuntamiento de Palma, por primera vez en la historia, ha escuchado las demandas del sector de esta zona y han adelantado el refuerzo de la Policía Local al mes de marzo coincidiendo, además, con la apertura de los grandes espacios de ocio”.

Este hecho, asegura Ferrer, “marca un hito en la colaboración entre el sector empresarial y las autoridades locales, mostrando una clara voluntad política de escuchar y atender las demandas del sector turístico”.

La presencia anticipada de la Policía Local en la zona, ha explicado el presidente de Palma Beach, “no solo tiene efectos positivos en la seguridad durante los días festivos de Semana Santa en Playa de Palma, sino que también se percibe como una estrategia eficaz  de prevención para mitigar los problemas que, como ocurre cada año, emergerán en el pico de la temporada alta estival”.

La anticipación de estas medidas, añade, “refleja una empatía y un entendimiento profundo de las necesidades del sector, reconociendo la importancia de iniciar la temporada turística con el pie derecho, garantizando así una experiencia segura y agradable para el turismo de calidad que tanto necesitamos”.

La implementación de esta medida, junto con la introducción de la nueva ley de excesos, diseñada para regular las actividades y prevenir los comportamientos disruptivos, ha sido recibida con gran aprecio por los empresarios, quienes consideran estas acciones como fundamentales para el desarrollo de una temporada turística exitosa y ordenada.

Sin embargo, esta Semana Santa también ha tenido una lectura negativa según los empresarios de la zona ya que las expectativas han estado “muy por debajo de lo esperado” explica Juan Miguel Ferrer.

“Han sido días con poca ocupación y afluencia debido a varios motivos pero, principalmente, a una climatología adversa y a la falta de conectividad aérea”.  La combinación de  estos factores adversos ha resultado en una valoración de 6.5 sobre 10, calificándola como "regular" y bastante por debajo de lo anticipado por el sector turístico y hotelero.

La adversa meteorología, marcada por fuertes vendavales y lluvias, recuerda Ferrer, “ha complicado las operaciones en primera línea de playa, afectando negativamente la experiencia de los visitantes y disuadiendo a potenciales turistas de realizar reservas de último minuto”. Además, “la cantidad de aviones y, por ende, la capacidad de traer a turistas a la zona, ha sido insuficiente para cubrir las expectativas de una Semana Santa plena, pese a los esfuerzos significativos de los empresarios para arrancar la temporada con una oferta hotelera y complementaria de calidad”.

En definitiva, concluye el presidente de Palma Beach, “aunque la Semana Santa no haya alcanzado las expectativas debido a factores externos difíciles de controlar, la proactividad y el apoyo de la Policía Local representan un punto muy positivo, sentando bases sólidas para una temporada segura y ordenada que, se espera, mejore conforme avance el año”.

Empresarios de Playa de Palma agradecen al Ayuntamiento que por primera vez se escuche...
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad