miércoles. 12.06.2024

La nueva CaixaBank será el banco líder en España, con un volumen de activos superior a los 660.000 millones y cuotas de mercado cercanas al 25%. La fusión con Bankia, además, permitirá obtener sinergias superiores a los 1.000 millones de euros anuales: 290 millones procedentes de mayores ingresos y 770 millones de ahorro de costes.

 

"Se trata de cifras alcanzables y razonables y que hay que entender que no se obtienen todas el primer año, sino que se consiguen de manera progresiva a medida que se producen integraciones operativas y se materializan las oportunidades comerciales", ha indicado el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, que mantendrá este cargo en la nueva entidad, que presidirá José Ignacio Goirigolzarri, actual presidente de Bankia.

 

CaixaBank estima que la nueva entidad mejorará la ratio de cobertura de la morosidad en 3 puntos, contará con un incremento de los activos líquidos hasta los 128.000 millones y una ratio de solvencia core capital que excedería el mínimo requerido en más de 310 puntos básicos. "La entidad resultante será, por tanto, una entidad fuerte, bien provisionada y bien capitalizada", ha incidido Gortázar, beneficiosa "para todos los grupos de interés".

 

Pero para alcanzar los ahorros previstos, ha indicado Gortázar, será necesaria una inversión en reestructuración por valor de unos 2.200 millones de euros, importe que se rentabilizará "en un plazo relativamente corto", ya que equivale a menos de tres años de los ahorros anuales previstos. El ejecutivo ha reconocido que uno de los apartados "más críticos" de la reestructuración es la de personal, un tema que se abordará una vez cerrada la fusión legal.

 

"En este momento estamos trabajando en cuantificar el excedente de plantilla y en las fórmulas más adecuadas desde el punto de vista empresarial y también personal", ha subrayado Gortázar, que no ha concretado el alcance del ajuste laboral, pese a que diferentes sindicatos han aprovechado la junta para exponer su preocupación por esta situación y conocer la dimensión del recorte.

 

Los antiguos accionistas de CaixaBank tendrán el 74,2% del capital de la nueva entidad y los de Bankia, el 25,8%.

 

Los principales accionistas serán Criteria-Fundación la Caixa, que poseerá el 30%, y el Estado, a través del FROB, con un 16%. Los inversores institucionales representarán el 37%, y el 17% restante quedará en manos de más de 750.000 pequeños accionistas.

 

El nuevo consejo estará compuesto por un tercio de consejeros provenientes de Bankia y dos tercios que vienen de CaixaBank.

 

Por categorías, dentro de los 15 miembros que compondrán el nuevo consejo habrá tres consejeros dominicales, dos representando a Criteria-Fundación la Caixa, y uno en nombre del FROB.

 

En este sentido, CaixaBank ha obtenido también el apoyo mayoritario de los accionistas para aprobar el nombramiento de los nuevos consejeros tras la integración: José Ignacio Goirigolzarri, Joaquí Ayuso, Francisco Javier Campo (también consejero de la mallorquina Meliá), Eva Castillo, María Teresa Santero y Fernando María Costa Duarte.

 

También formarán parte del Consejo de Administración los actuales consejeros de CaixaBank Gonzalo Gortázar (consejero delegado), Tomás Muniesa (vicepresidente), José Serna, María Verónica Fisas, Cristina Garmendia, María Amparo Moraleda, Eduardo Javier Sanchiz, John Shepard Reed y Koro Usarraga.

 

La sociedad mantendrá su sede social en Valencia, donde actualmente tienen sus domicilios sociales CaixaBank y Bankia, y existirá una doble sede operativa en Barcelona y Madrid.

Así será la nueva Caixabank, que abordará una reestructuración de 2.000M€