jueves. 18.04.2024

El número de usuarios que cambiaron de proveedor de luz y gas natural en 2022 siguió creciendo en un intento de abaratar su factura en un contexto de precios excepcionalmente alto de los servicios energéticos.

En 2022, un 14,2% y un 11,2% de usuarios cambiaron de proveedor de luz y gas natural, respectivamente, según el panel de hogares de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) difundido este viernes correspondientes al cuarto trimestre del año pasado.

En el caso de los clientes de compañía eléctrica, el cambio ha crecido casi 5 puntos porcentuales en dos años, lo que supone un aumento relativo del 51%, y, en el de proveedores de gas, el crecimiento relativo respecto de 2020 ha sido del 61%.

Entre los motivos para el cambio de suministrador de electricidad y gas natural, el ahorrar en la factura de los servicios energéticos contratados volvió a ser la razón por la que ocho de cada diez clientes optaron por hacerlo.

En cuanto a los servicios de telecomunicaciones, muestran una mayor dificultad para cambiarse respecto a los energéticos, en especial, las comunicaciones fijas (teléfono y banda ancha fija).

El panel refleja que un 12,3% de hogares cambiaron de proveedor de sus servicios de banda ancha fija, mientras que algo más de un 10% lo hicieron de telefonía fija (10,8%) o móvil (10,1%).

El ahorro en las facturas de los servicios de telecomunicaciones fijas fue también el principal motivo para el cambio para más de seis de cada diez hogares.

Otras razones que esgrimieron estos usuarios fueron la insatisfacción con la calidad del servicio, beneficiarse de un paquete de servicios mejor o aumentar la velocidad del internet.

Si nos centramos en los servicios de telefonía móvil, un 23% de usuarios llegó a plantearse un cambio de operador a lo largo del año pasado, aunque finalmente solo un 10,1% sí decidió hacerlo, la gran mayoría (un 60,5%) para abaratar su factura. 

Sigue en aumento la cantidad de usuarios que cambian de proveedor de luz y de gas natural