lunes. 27.05.2024

 

El profesor de la escuela de negocios IESE Vicente Font ha afirmado hoy que el mundo de las empresas es "prueba y error" y que, aunque no se reconozca en la actualidad, "tanto Zara como Ikea, empresas emblemáticas, se equivocaron" en el desarrollo de sus actividades, pero rectificaron para alcanzar éxito.

 

"Cualquier empresario y si no te está engañando, se ha equivocado muchas veces en su vida y ha cambiado" su estrategia inicial, ha mantenido el especialista en mercadotecnia y profesor de Dirección Comercial del IESE-Universidad de Navarra.

 

Font ha dicho que en Estados Unidos está "mejor visto" equivocarse que en España, pero lo importante es "equivocarse y reaccionar: prueba y error", lo que muchas veces está forzado por los propios competidores.

 

Ejemplo de ello, ha concretado, son las compañías Nestlé y Ferrero Rocher: la primera ofrecía mucha calidad y variedad, pero "aparece un señor que se llama Ferrero y hace un solo bombón, que además no vende en verano porque hacía mucho calor; sin embargo, en un año consiguió el 40 % del mercado", lo que obligó a reaccionar a la primera.

 

La lección, ha insistido Font, es: "Los empresarios nunca podemos dormirnos ni porque nos vaya bien ni porque nos equivoquemos. Hay que estar continuamente con la capacidad de enfocar una y una otra vez".

 

Por lo tanto, cualquier empresa debe adaptarse "por cuenta propia o bien por el cambio de otros", ha señalado el profesor.

 

Font ha estado en el Colegio Llaüd de Palma con ocasión de la XXII Jornada de Estudio para Empresarios organizadas por el Centre Universitari Ariany, en la que también han participado los ponentes Alejo José Sison, catedrático de Filosofía de la Universidad de Navarra; Íñigo Parra, presidente de Vooslosh España; y Juan Antonio Alcaraz, director general de Caixabank.

 

Además, Font ha mantenido que las empresas deben pensar si sus productos interesan al público y, en este sentido, ha comentado que la idea de Ikea es muy simple y "muy atractiva", al apostar por muebles de diseño a precio barato. Pero para ello era necesario que el negocio fuera rentable, para lo cual fue necesario que su producto se vendiera en tiendas propias.

 

Otro paso más de Ikea fue cómo reforzar su oferta y que el cliente no acudiera a comprar sólo muebles, que es un tipo de adquisición muy puntual, sino otros muchos productos relacionados con el mundo del hogar y que también se caracterizan por un diseño singular.

 

En el caso de Zara, sus modelos cambian con mucha frecuencia frente a sus competidores y también se vio obligada para rentabilizar su negocio a disponer de tiendas propias, ha explicado Font, cuya conferencia se titulaba: "Estrategia Comercial: Aprendiendo de éxitos: Ikea, Zara, Gillette".

 

Por su parte, Iñigo Parra, presidente de Vossloh España, que cuenta con 1.000 empleados y que se dedica a la construcción de vehículos ferroviarios y elementos de infraestructura, ha afirmado que los directivos deben dar a ejemplo al resto de empleados y no pueden pedir lo que ellos no son capaces de dar o hacer.

 

"El liderazgo empresarial -ha mantenido- no se enseña en las escuelas de negocio, sino que se aprende en el día a día, es una aventura de toda una vida", ha afirmado.

 

En opinión de Parra, el liderazgo supone también descubrir el talento de las personas para que éstas aporten a la organización "todo su bagaje".

 

En el caso de su compañía, donde el 50 % de los empleados son titulados superiores, el fin no es ganar dinero, sino "tener y defender una fábrica", con sus puestos de trabajo, que hace vagones de tren frente a la competencia internacional, por ejemplo el mercado asiático.

 

"Ganar dinero es un medio para poder sobrevivir, nunca un fin; nuestro día a día es trabajar con personas", ha subrayado el directivo.

Vicente Font: "Tanto Zara como Ikea se equivocaron; esto es prueba y error"
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad