jueves. 23.05.2024

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Santanyí sigue decidido a aligerar la presión fiscal e impositiva de la ciudadanía, con la reducción de las cargas que suponen las tasas y los impuestos.

 

Y es que en el último pleno, se aprobó una modificación de la Ordenanza Reguladora del Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, la conocida como la plusvalía. Se trata del impuesto que graba la transmisión de una propiedad, ya sea ver compra, venta o herencia.

 

Esto quiere decir que una vez pasado el plazo de exposición pública, y sea publicada al BOIB de manera definitiva, la presión fiscal sobre la ciudadanía, en este tipo de operaciones, disminuirá entre un 20 y un 30%.

 

Según ha explicado la alcaldesa de Santanyí, Maria Pons, “esta nueva decisión tomada para nuestro municipio, demuestra la voluntad de este consistorio y del equipo de gobierno, de ayudar a los vecinos de Santanyí. En los últimos años, todo y las complicaciones que nos ha tocado vivir, se ha hecho un esfuerzo presupuestario para reducir gravámenes a la ciudadanía. Esta nueva modificación no es más que una constatación de una gestión económica equilibrada, siempre pensante en el mejor para el pueblo”.

 

Además, la alcaldesa, ha destacado que “mientras otros ayuntamientos han decidido aumentar este

impuesto, nosotros hemos estudiado a fondo las cuentas municipales hasta poder tomar una decisión beneficiosa para la ciudadanía, que no suponga un perjuicio para los servicios que reciben, a pesar de que baje la  recaudación”.

 

Esta modificación viene obligada por un cambio en la normativa estatal, que afecta directamente a la manera de calcular la cantidad que se tenía que pagar en concepto de plusvalías. Según este cambio el Ayuntamiento de Santanyí podría haber subido el porcentaje del tipo impositivo, pero se ha decidido mantenerlo en el 17% como hasta ahora.

Santanyí reduce la presión fiscal a la compraventa de terrenos