viernes. 21.06.2024

El Parlament de les Illes Balears ha acordado que la reforma fiscal aprobada el pasado día 18 en un Consell de Govern extraordinario se tramite como proyecto de ley para que se puedan introducir mejoras. Así lo ha propuesto el conseller de Economía, Hacienda e Innovación, Antoni Costa, durante una sesión extraordinaria de la cámara autonómica. De este modo, el Govern se abre a incluir las diversas enmiendas que presenten los grupos parlamentarios con el objetivo de ampliar la reforma fiscal iniciada con la eliminación del impuesto de sucesiones y donaciones y la supresión o reducción del impuesto de transmisiones patrimoniales.

El conseller Antoni Costa ha subrayado que el Govern quiere desarrollar en el proyecto de ley “una reforma fiscal más amplia, que permita devolver el dinero a la ciudadanía que ha pagado por la presión fiscal vigente hasta ahora y por la inflación desbocada de los últimos dos años”.

Costa ha destacado que, de este modo, el Govern “ha cumplido y seguirá cumpliendo con la palabra dada” e insistió en que “en ningún caso” esta rebaja fiscal supondrá una pérdida de calidad de los servicios públicos. “Venimos con el trabajo hecho muy rigurosamente”, ha insistido el vicepresidente del Govern, que ha recordado el ejemplo de comunidades como Andalucía o Madrid, “donde se han bajado impuestos y se han mejorado los servicios públicos esenciales y se les ha asignado más presupuesto”.

De esta forma, se ampliaría la primera reforma fiscal, que el Consell de Govern aprobó, en una reunión extraordinaria celebrada el pasado día 18 de julio. Por un lado, se bonificó al 100% el impuesto de sucesiones y donaciones en todos los casos del grupo I y II (entre padres e hijos, abuelos y nietos, y cónyuges), además de una reducción del 50% entre hermanos y entre tíos y sobrinos cuando no haya descendencia directa, y del 25% en el resto de casos.

Por el otro, se eliminó el 100% del impuesto de transmisiones patrimoniales (ITP) a los jóvenes menores de 30 años y a las personas con discapacidad en la compra de la primera vivienda habitual, siempre que el precio no supere los 270.151 euros y las rentas sean inferiores a 52.800 euros en declaración individual u 84.480 euros en declaración conjunta. Además, se redujo en un 50% para la adquisición de primera vivienda habitual en menores de 35 años y en la compra de vivienda habitual para personas con discapacidad a cargo, familias numerosas y monoparentales. En el caso de las numerosas, el precio máximo de la vivienda aumenta hasta los 350.000 euros.

Con la eliminación o reducción de ambos impuestos en los casos citados, se prevé un ahorro total de 75 millones para las familias y los jóvenes de las Illes Balears.

El Parlament aprueba tramitar la reforma fiscal del Govern como proyecto de ley para...
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad