jueves. 23.05.2024

 

El Govern del binomio Armengol-Barceló ha realizado un gran despliegue mediático especialmente en redes sociales para dar a conocer todo lo que ha dado de sí su gestión en los primeros cien dias.

 

Para ello también ha creado una micro web dentro de la del Govern que bajo del Título de 100 dias de diálogo y hechos desmenuza medio centenar de medidas concretas adoptadas en este tiempo en materias como economía, transparencia, políticas sociales, educación o medio ambiente.

 

En esta web destaca en prima instancia el hecho de que no figura en ningún lado el logotipo oficial del Govern pero aparece una foto conjunta de la presidenta con todos los consellers. Además en todo momento se utilizar como sujeto la primera personal del plural con un "Nosotros" personalizado mucho más el mensaje.

 

El argumento más relevante en materia económica es la necesidad de crear un nuevo Régimen Especial para Balears, "establecer un nuevo modelo de financiación y cumplir las inversiones estatutarias pendientes".

 

A partir de ahí se desarrollan diferentes medidas económicas que describen cual es la hoja de ruta de este joven govern y que pasamos a desgranar.

 

En primer lugar el Govern habla de marginación en los presupuestos estatales y de reclamar incluso via judicial las inversiones que deberían haber llegado a Balears via Estatuto de Autonomia y de las que nada se sabe. Son 1.300 millones de euros.

 

El Govern explica que ha aprobado el límite máximo de gasto no financiero para el ejercicio de 2016, que queda fijado en 3.478.910.470 euros, cifra que representa un incremento del 3,87 % respecto del límite del ejercicio de 2015, fijado en 3.349 millones de euros.

 

Según el Ejecutivo estas cifras garantizan el mejor presupuesto dentro de la austeridad marcada por Madrid pero dice que no tiene en cuenta la situación de las comunidades. Ante esta situación, el Govern prevé figuras tributarias para distribuir la riqueza. Aquí aparece tímidamente la ecotasa, definida como "tributo turístico" así como "otras medidas para adecuar la tributación a criterios justos y progresivos".

 

El Govern habla mucho de diálogo con el Gobierno del Estado del que presume de haber conquistado compromisos como compensar el coste de la insularidad o revisar los pagos pendientes con la Comunidad. Dicen también que se reunirá la Comisión Bilateral Mixta de Financiación, parada desde hace cuatro años, en la que tratar temas como el REB, las inversiones o el convenio de carreteras.

 

Respecto a las carreteras se reivindica al Estado el pago de  241 millones de euros pendientes del convenio vigente. El Govern afirma que el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, se ha mostrado favorable a negociar los compromisos pendientes de inversión. Así, el principal punto en este aspecto será el de la liquidación final del convenio de carreteras.

 

También hay reivindicación al Estado a la hora de tratar la reducción del déficit público. El Govern cree que se debe flexibilizar ante un ministerio de Hacienda del que afirma que ha impuesto su tesis de mantener los ajustes a las comunidades en contra de la opinión de estas.

 

Las Illes Balears, que este año disponen de un margen para superar el gasto inicial previsto de un 0,7 %, verán como en 2016 este margen se reducirá hasta el 0,3 % del PIB, hasta el 0,1 % en el 2017 y será inexistente en el 2018.

 

También saca pecho el nuevo Govern de la futura adopción de medidas urbanísticas para eliminar la posibilidad de complejos hoteleros en suelo rústico o de legalizar casitas de campo o urbanizaciones ilegales.

 

Por otra parte se habla también de la necesidad de apoyar al pequeño comercio con planes de modernización y mejora de la competitividad y se pone como ejemplo la moratoria a nuevos proyectos de grandes superficies.

 

 

 

Los cien dias económicos según el Govern