jueves. 18.04.2024

Calviá cierra un año muy complicado en el que la pandemia ha cortado de golpe los esfuerzos realizados para posicionarse como un destino turístico de más calidad. Hablamos con el alcalde de Calviá Alfonso Rodriguez Badal, de este tema y de como ha gestionado la situación económica en el municipio estos meses.

 

-Cerramos un año negro. ¿Explíqueme en qué situación económica se encuentra actualmente el municipio de Calvià?

-Un municipio que frena en 2020 su actividad, a consecuencia de la pandemia, con caídas del 85% en el mejor de los momentos de la temporada en su actividad económica fundamental, que es la turística, por supuesto sufre mucho. Ha sufrido el alojamiento, la oferta asociada y, por lo tanto, un porcentaje elevadísimo de trabajadores y trabajadoras, de pequeños y medianos empresarios, de autónomos, todos ellos sufriendo una caída de actividad muy importante en este año 2020.

 

-¿Cree que la factura económica de esta crisis será muy elevada en el municipio o bien saldrá relativamente bien de ella?

-La factura ya ha sido elevada en este 2020, pero lo cierto es que Calvià tiene músculo suficiente, capacidad y calidad para afrontar esta reactivación económica que prevemos en 2021 con todas las garantías. Sin duda alguna, el intenso esfuerzo hecho en los años anteriores nos da frutos y nos coloca en una posición de optimismo para encarar este año de reactivación económica que deseamos que se produzca en 2021.

 

"El horizonte que tenemos es que la primavera sea el inicio de la reactivación"

 

-Todos los esfuerzos se orientan a salvar la próxima temporada turística ¿Cree que llegaremos a tiempo?

-La lucha contra la pandemia está siendo constante e intensa por parte de todos, y lo cierto es que las vacunas abren la puerta a la esperanza de la recuperación de la actividad. El horizonte que tenemos, y que creemos que va a ser la realidad, porque para eso trabajamos, es que la primavera sea un momento de inicio de reactivación y que el verano pueda consolidar esta reactivación económica en una economía tan compleja como la economía turística. Eso sí, sin llegar a alcanzar los niveles de ocupación del año 2019, pero sí para poder otorgar oportunidades de trabajo a tantos trabajadores y trabajadoras que este 2020 han sufrido, y también, por supuesto, al pequeño y mediano empresariado y autónomo.

 

 

-¿Cómo ha afectado esta crisis y como espera que afecte el próximo año a los recursos municipales?

-El año 2020 ha afectado a las arcas municipales de forma considerable. Ha habido una caída de ingresos que se puede cifrar entre 12 y 13 millones de euros, lo cual es una caída importante. A ello se suma la cantidad de ayudas que hemos implementado a través de un pacto que firmamos, como las ayudas de carácter social entre las que están las bonificaciones para la reincorporación a las escoletas, de medio millón de euros; importantes ayudas al alquiler, que sumarán, entre las extraordinarias Covid y las ordinarias, prácticamente un millón de euros, o los 1,3 millones de euros en ayudas de emergencia social, que han multiplicado por seis lo presupuestado para 2020.

 

"Ha habido una caída de ingresos en el Ayuntamiento que se puede cifrar entre 12 y 13 millones de euros"

 

Con todas estas ayudas implementadas y la caída de ingresos hemos llevado una contención del gasto importante. Con todo ello 2020 se cerrará seguramente con un cierto déficit lógico en un año como este. Pero somos optimistas por la reactivación que confiamos y deseamos que llegue pronto y por la seguridad que nos dan nuestros propios remanentes, nuestros propios ahorros.

 

-¿Qué ha hecho hasta ahora el Ayuntamiento para apoyar a los empresarios locales?

-En junio firmamos entre todos, empresarios, sindicatos y todos los grupos políticos municipales, un acuerdo muy importante para Calvià, un Plan de reactivación y de recuperación de Calvià, y ahí, además de las medidas sociales, para el sector productivo alcanzamos acuerdos como un recálculo de la tasa de basuras de hasta el 50% de bonificación (lo que implica 3 millones de euros); una bonificación del cien por cien en todo 2020 de la ocupación de las terrazas por parte de la oferta de restauración; el aplazamiento del IBI de hasta el 50% al ejercicio de 2021, y una importantísima línea de ayudas a autónomos y autónomas que, con una aportación municipal de un millón y medio de euros, alcanza los 2,1 millones de euros.

 

Por lo tanto, ayudas importantes para un sector que, por supuesto, ha sufrido mucho, pero que está recibiendo la ayuda de su Ayuntamiento.

 

-¿Cuando se libere definitivamente el superávit municipal, que representará para Calvià?

-Ya se ha producido la relajación de las reglas fiscales, y eso ya nos representa en este momento una tranquilidad porque disponer de estos remanentes, de los ahorros de los calvianers y calvianeras, nos permite encajar este año tan duro, nos permite ver con confianza el 2021, con la incorporación de parte de los remanentes, y ver con responsabilidad el año 2022, ya que la recuperación total y completa hay que verla desde la responsabilidad.

 

-¿Como se plantean los presupuestos del próximo año?

-Los presupuestos de 2021, después de la caída de los ingresos en 2020, se plantean pensando en una recuperación de la actividad, no en la misma intensidad de 2019, pero una activación real. Por tanto, tendrán una contención con una ligera caída de los ingresos previstos y los gastos. Pero esto de manera inicial, porque a partir del mes de abril podremos incorporar nuestros remanentes de tesorería con lo que el presupuesto real, el definitivo, de 2021 será de crecimiento respecto al de 2020.

 

Y esto nos permitirá fundamentalmente seguir con muchas inversiones previstas; continuar con líneas de ayudas de carácter social en la medida que sean necesarias; implementar una línea de ayudas que tiene que ser importante para un sector que está sufriendo mucho en este momento como es el sector ligado a la oferta asociada de bares y restauración, y pensar también en ellos con la continuación de la bonificación de la ocupación de terrazas del cien por cien hasta el 30 de junio, y dependiendo de cómo vaya la reactivación prolongarlo en el segundo semestre.

 

Pero, en cualquier caso, la incorporación de los remanentes permitirá que el presupuesto de 2021 dé respuesta a las necesidades de los calvianers y calvianeras: necesidades sociales, necesidades de reactivación económica y, por supuesto, las necesidades de mantenimiento y mejora del municipio.

Alfonso Rodriguez: " Calvià tiene músculo suficiente, capacidad y calidad para afrontar...