domingo. 23.06.2024

 

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha cumplido con el guión que se esperaba de el. Después de la declaración de independencia aprobada en Cataluña y con la autorización previa del Senado ha empezado con la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

 

Su primera medida ha sido disolver el Parlamento catalán y ha convocado elecciones autonómicas para el 21 de diciembre. A la vez, Rajoy también destituía al president Carles Puigdemont y a todo su govern además de diferentes altos cargos de la Generalitat. Las medidas adoptadas entrarán en vigor cuando sean publicadas en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

 

Rajoy ha indicado que "respondemos a unas decisiones que pretenden imponer un secuestro inadmisible a los catalanes y el hurto de una parte de su territorio al conjunto de los españoles", ha dicho el presidente Mariano Rajoy en una breve declaración tras el Consejo.

 

"El Estado dispone de medios suficientes para, de forma pacífica y moderada, recuperar la normalidad legal y disolver las amenazas que no están volcando sobre la convivencia", ha añadido durante una intervención en la que le han acompañado todos sus ministros. Finalmente, ha subrayado la necesidad de "convocar cuanto antes esas elecciones libres, limpias y legales que puedan restaurar la democracia en la comunidad autónoma".

 

En la rueda de prensa posterior al consejo de Ministros que ha aprobado las medidas en Cataluña al amparo del artículo 155 de la Constitución, Rajoy ha justificado esta decisión porque considera que es "urgente devolver la voz a los ciudadanos catalanes para que decidan su futuro".

 

Esta medida llega después de que el Parlament aprobase, con los votos de Junts pel Sí (JxSí) y la CUP, una resolución en la que, en su preámbulo, se declara un "Estado independiente en forma de república", y una segunda resolución que plantea abrir un "proceso constituyente" para redactar la Constitución del nuevo Estado.

 

"Asumimos el mandato del pueblo de Cataluña expresado en el referéndum de autodeterminación del 1 de octubre y declaramos que Cataluña se convierte en un Estado independiente en forma de república", proclama literalmente el texto presentado por JxSí y la CUP, en cuya votación en urna y de forma secreta no han querido participar los diputados de Ciudadanos, el PSC y el PPC, que han salido del hemiciclo.

 

Casi mientras esto ocurría en Cataluña en Madrid el pleno del Senado autorizaba al Gobierno a destituir al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y a todos los miembros de su Govern, así como a limitar el Parlament y a asumir el mando de los Mossos al amparo del artículo 155 de la Constitución.

 

Una autorización que se ha producido 45 minutos después de que el Parlament haya aprobado, con los votos de Junts pel Sí y la CUP, una resolución en cuyo preámbulo se declara un "Estado independiente en forma de república" y otra en la que se insta al Govern a dictar todas las decisiones necesarias para hacerlo efectivo.

Rajoy destituye a Puigdemont y convoca elecciones en Cataluña el 21 de diciembre