domingo. 02.10.2022

Reactivar la industria MICE en Mallorca

Poco cuestionable es ya el valor que desde hace años vienen demostrando los eventos corporativos y el turismo de reuniones siendo una de las mejores opciones para transmitir los mensajes de marca, las novedades de una compañía y de esta manera hacer más extensible la influencia de los productos en el mercado. 

 

Este año no podemos negar, que el sector de los eventos ha sido uno de los más perjudicados y en esta complicada situación económica que vivimos, muchas ciudades que desde siempre se habían consolidado como destinos MICE, entre ellas Mallorca, han visto reducida de manera muy drástica sus ingresos con la recepción del turismo de reuniones, y no solo eso, sino que el tejido empresarial de esas ciudades también se ha visto afectado, ya que, ha quedado evidente el impacto económico que los eventos profesionales revierten en todo el conglomerado empresarial de las diferentes ciudades.

 

La contratación de la realización de un evento para muchos profesionales de departamentos corporativos supone el mejor altavoz para llegar a un amplio público nacional e internacional.

 

Es cierto, que como muchos han insinuado más que nunca en estos últimos meses, la realización de eventos supone una gran partida presupuestaria para los departamentos de corporate, pero también es cierto, que el retorno de la inversión en lo que se refiere a imagen y exposición de la marca resulta cada vez más evidente.

 

En este sentido, la comunicación corporativa para los eventos de empresas cobra una importancia vital, ya no solo en referencia al contacto con medios y prensa, sino también a todos aquellos medios audiovisuales que se necesitan para impactar y transmitir nuestra marca correctamente a los asistentes a estas ferias y congresos.

 

Pero muchos os preguntaréis ¿Cómo puede ayudar el turismo de negocios a la reactivación económica en Mallorca?

 

Para todos los que formamos parte directa o indirecta de este sector, sabemos que el impacto económico y social es muy fuerte y sin ninguna duda el viajero de negocios tiene un gasto medio superior al turista convencional.

 

Para los destinos de sol y playa, la apuesta por el turismo de congresos les permite llegar a un viajero de mayor capacidad de gasto y a la ansiada desestacionallización.

 

A la hora de hablar de datos, según el Spain Convention Bureau, el turista de congresos tiene un gasto diario medio de 208€, con una estancia mínima de 3,2 noches, mientras que el de sol y playa se queda en un gasto medio de 146€.

 

Además, en Mallorca también existe una importante carga lúdica y experiencial, lo que incentiva la tendencia del 'Bleisure', que combina el viaje de trabajo con el disfrute del ocio, lo que incrementa de manera importante el impacto económico en los destinos turísticos y reduce la estacionalidad.

 

Por lo tanto, el consumo de servicios durante su estancia pasa por implicar a todo el sector productivo que depende de la organización del evento como: transporte, restauración, hoteles, coches de alquiler, compra en el comercio, consumir ocio y cultura, etc. Y esto no acaba aquí, ya que, si ofrecemos la máxima excelencia en estos servicios, el turista de negocios será nuestro mejor prescriptor.

 

Desde hace unas semanas, en muchas ciudades se está demostrando que los eventos son seguros y que los profesionales del sector pueden volver a reactivar su trabajo, pero aún falta incrementar la confianza de aquellos que han de dejar a sus trabajadores a que acudan a los eventos para poder reactivar dinámicas comerciales tan necesarias como el ansiado networking presencial.  

 

Hemos de volver a colocarnos dentro del ranking de los destinos más visitados por nuestro clima, localización, gastronomía, tradición y riqueza cultural, pero para ello desde la administración pública también se ha de ayudar a todos los agentes que forman parte de esta industria para demostrar que los eventos corporativos son seguros, y no solo los culturales, tal y como ahora está sucediendo.

 

Son muchos los destinos nacionales e internacionales que ya están apostando por protocolos seguros en eventos y por ampliar los aforos en recintos cerrados, unos protocolos que en la isla también se deben implementar, ya que, de no hacerlo en breve, la insularidad jugará un papel negativo para el MICE en Mallorca en favor de otros destinos competidores.  

Reactivar la industria MICE en Mallorca
Comentarios