miércoles. 17.08.2022

Quince años viviendo la pasión de los mercados

/img/periodico/img_10443.jpg

 

Estos días hace 15 años que se publicó el primer comentario semanal de Juan Carlos Ureta bajo el título "ZARA enciende de nuevo la pasión por invertir", con el que arrancaba una sección que bautizó como "Vive la pasión de los mercados". Un titular que refleja también una filosofía de inversión, la de ayudar a través de los mercados financieros a construir el futuro y a crear progreso y riqueza. Esa es la auténtica finalidad y el sentido último de las finanzas, servir a la economía real y eso es precisamente lo que nos motiva en Renta 4 Banco para desarrollar nuestra actividad con ilusión y con una visión de largo plazo, independientemente de que la situación de corto plazo sea más o menos complicada.

 

Hoy, 15 años más tarde, la llama sigue encendida. Cada lunes, independientemente de cual fuese el momento de los mercados o de donde se encontrase, Juan Carlos ha sido fiel a su cita, sin excepción y por eso, según nos confiesa "a veces ha sido difícil enviar el comentario, porque me coincidía con largos viajes, pero ahora puedo decir que 'Vive la pasión de los Mercados' ha sido escrita y publicada prácticamente desde los cinco continentes".

 

El primer artículo, que reproducimos nuevamente más abajo, se publicó el lunes 14 de mayo de 2001 y pone de manifiesto la visión que dio origen a lo que hoy en día es Renta 4 Banco.

 

Este primer comentario acaba con estas palabras: "Esa es, justamente, la pasión de los mercados, la pasión de invertir, y agradecemos a Zara que nos haya recordado que esa pasión existe, y que es la razón de ser esencial de Renta 4".

 

Articulo publicado el 14 de mayo de 2001

ZARA ENCIENDE DE NUEVO LA PASIÓN DE INVERTIR

La colocación de Inditex, cuya marca estrella es la cadena Zara, está volviendo a aflorar algunos de los fenómenos más atractivos de la inversión bursátil.

 

Tal vez por una curiosa, pero merecida, coincidencia, desde que comenzó, a principios de semana la OPV del grupo textil, la Bolsa ha tomado otro tono, y ha despertado el ímpetu inversor de los ahorradores, que parecía haber desaparecido tras la larga crisis bursátil.

 

Se puede analizar esta vuelta de los ahorradores a la Bolsa desde una perspectiva ligada estrictamente a la búsqueda de una rentabilidad rápida. Desde este punto de vista, el "fenómeno Zara" sería solo y exclusivamente un episodio más de avaricia colectiva, de especulación bursátil.

 

Sin negar que haya algo de lo anterior, sería muy pobre y equivocado dejar de ver en este movimiento algo más: el deseo de millones de ahorradores de participar en la economía, en los procesos empresariales, en el futuro. El deseo, en definitiva, de ser un ciudadano/a que vive y configura los procesos de creación de una mayor calidad de vida.

 

Hoy ese deseo se llama Zara, y en otro momento se tratará de otras compañías o de otros productos de inversión. Pero el fenómeno, con sus altibajos, seguirá e irá a más, porque es un fenómeno básicamente vinculado al desarrollo de nuestra economía y a la mejora del nivel de vida.

 

El ciudadano ya no quiere ser un mero espectador pasivo, un receptor de "rentas", un destinatario de procesos que otros manejan. Quiere ser partícipe.

 

Esa es, justamente, la pasión de los mercados, la pasión de invertir, y agradecemos a Zara que nos haya recordado que ésa pasión existe, y que es la razón de ser esencial de Renta 4 y de R4.com.

Quince años viviendo la pasión de los mercados
Comentarios