martes. 07.02.2023

Críticas constructivas

/img/periodico/img_15434.jpg


 

En 1936 Dale Carnegie afirmó que las habilidades de tratar a las personas son el principal reto al que nos enfrentamos para tener éxito en nuestra vida.


Casi un siglo más tarde, esta afirmación sigue siendo incuestionable pero quizás es en el ámbito profesional dónde puede acarrearnos mayores problemas, o mayores beneficios si sabemos cómo abordarlo.


En mi trayectoria como formador y en mis años como directivo aprendí que uno de los mayores retos para la cohesión de los equipos de trabajo, radica en saber corregir las desviaciones y errores en el trabajo realizado. Si esto se hace bien, redundará en mejores resultados cuando haya otra oportunidad pero, en cambio, si se hace mal sólo ocasionará mal ambiente y tensión entre la plantilla.


Aunque lo fácil es decir “este trabajo no es suficientemente bueno”, o “está mal y así es como hay que solucionarlo”, o incluso “esto está fatal” debemos entender que no hará que lograremos el objetivo previsto. Sólo generará frustración.


En 4 sencillos puntos te explico algunos principios que pueden ayudarte a comunicar y enfocar de manera correcta las críticas constructivas.


1. Admite tu parte de responsabilidad

Admite tus errores de forma honesta y conseguirás incentivar a que tu equipo también lo haga. Éste es un paso clave hacia la mejora. Si lideras o eres responsable de un equipo de trabajo, tienes parte de responsabilidad en los errores que comete tu equipo.


Si te haces cargo de parte de ese error, demostrarás fuerza y carácter y te otorgará más autoridad para poder realizar una crítica constructiva en el futuro.

 

2. Comienza con un enfoque positivo

Siempre hay algo positivo que remarcar, incluso aunque sólo sea el esfuerzo puesto en un proyecto sin éxito.  Haz un comentario iniciando la conversación con una muestra de aprecio honesto y sincero. Con un “lo hemos intentado” harás sentirse valiosa a la persona que lo recibe. A partir de ese momento es cuando podemos expresar nuestra crítica constructiva.


Cuando pidas un cambio, hazlo con un enfoque en positivo y te será mucho más fácil obtener un resultado satisfactorio.

 

 

3. Anima al equipo y haz que los errores parezcan fáciles de corregir

No te enroques en una postura tipo “lo has hecho mal. Corrígelo”. Aprecia su capacidad en el pasado para realizar correcciones de forma ágil y muestra confianza en su habilidad para volver a lograrlo. Ponte a su disposición por si necesita más ayuda con la tarea asignada. Si una persona ve que se puede corregir un error y le animas a ello probablemente no lo volverá cometer, que es lo mas importante.


 

4. Elogia el más pequeño progreso

Aprovecha la oportunidad para elogiar a las personas por su trabajo, incluso a aquellas que habitualmente lo hacen bien y que se preocupan día a día para que continúe así. Nuestro reconocimiento las ayudará a mantener su buena actitud y facilitará sus logros. Sorprende a las personas haciendo las cosas bien.

Críticas constructivas
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad