sábado. 28.01.2023

Peccata Minuta

/img/periodico/img_7846.jpg

 

Hace pocos días lo leíamos en la prensa: el Ayuntamiento de Palma ha concedido a cinco asociaciones empresariales de la ciudad 7.875,75€ de los 20.000€ previstos y presupuestados el año pasado para acciones de dinamización comercial, con el anterior gobierno municipal.

 

Si desde el nuevo equipo de gobierno de Cort se quiere de verdad dinamizar al pequeño comercio y de proximidad, con ayudas económicas, deberán plantearse algunas cuestiones.

 

Para empezar, encontrar el mejor camino y con la menor cantidad de trabas administrativas posibles para que las asociaciones puedan beneficiarse el 100% de lo previsto y presupuestado.

 

Eso no debe hacerse de espalda a las patronales del sector, como se ha hecho estos últimos años. Tenemos que trabajar buscando el mejor camino para llegar a todo el comercio de Palma y, de que mejor manera, que a través de la amplia red de asociaciones territoriales y sectoriales representadas en las patronales de comercio.

 

En el pasado, y con gobiernos del mismo color que el que ahora gobierna, ya han demostrado ser los mejores aliados posibles para trabajar por y para el pequeño comercio y de proximidad. Creo que ahora es el momento de volver a juntar esfuerzos.

 

El Ayuntamiento debe apostar con firmeza y con suficientes recursos. En multitud de ocasiones oímos decir que el modelo de ciudad que defienden incluye al pequeño comercio y de proximidad.

 

Este ayuntamiento ya ha demostrado su predisposición a apostar por el pequeño comercio, sin ir más lejos haciendo cumplir la ley para impedir la construcción del macro centro comercial de Ses Fontanelles que tanto daño hubiera hecho al sector, y que otros no se atrevieron.

 

Ahora, hay que dar un paso más y hacerlo con recursos suficientes para que nuestros comerciantes sean actores claves en la reactivación económica de Palma.

Sin duda, si hablamos de 20.000 euros para acciones de dinamización, cabe decir que es una falta de respeto para el comercio de Palma.

 

En muchos otros pueblos de Mallorca lo tienen claro y, pese a contar con muchos menos habitantes y recursos, destinan una partida mucho mayor para su comercio y sus comerciantes. Que es lo mismo que invertir en el futuro de su ciudad.

 

Hay que tener en cuenta otro punto de vital importancia: nuestros comerciantes y autónomos siguen sufriendo aún los efectos de la maldita crisis y de las tan dañinas políticas neo liberales de anteriores gobiernos, sin olvidarnos tampoco de los cientos de comercios palmesanos que se han visto abocados al cierre.

 

Y los que aún quedamos, estamos en una situación más que delicada. Estos comerciantes, que se lo juegan todo para tratar de salir adelante, también se merecen la misma consideración que el ayuntamiento ha tenido con otros colectivos sociales en riesgo como desahuciados o parados.

 

Por tanto dejémonos de peccata minuta e INVIERTAN en nuestro comercio, en sus calles, en sus barrios, en sus aceras, en su iluminación, en su seguridad, en erradicar la competencia ilegal, en el trabajo que crea, y en la riqueza que distribuye. Y hagámoslo con el mismo esfuerzo e interés con el que se están rescatando o ayudando a otros colectivos, al igual también lo necesitamos.

Peccata Minuta
Comentarios