lunes. 28.11.2022

La otra imagen de Palma

/img/periodico/img_11483.jpg

 

Palma está de moda. Ciertamente la capital balear es un destino turístico apetecible no solo en verano sino también de cara al próximo otoño. La coyuntura internacional junto con una buena promoción turística nos llevará este verano a colgar el cartel de “Completo” en muchas de nuestras zonas hoteleras de Mallorca y también en Palma.


Una imagen fabulosa construida a partir del clima, las playas, la buena gastronomía, una oferta cultural fantástica y como no, una oferta comercial atractiva ha posicionado Palma como un foco de atracción de visitantes.


Pero en turismo las imágenes son frágiles. Lo que ha costado meses y años construir puede desvanecerse en un minuto en un segundo y más si nos empeñamos en negar la realidad.


Digo esto a cuenta de dos hechos concretos que pueden dinamitar este gran trabajo de promoción. Por una parte el ‘Top Manta’ y por otra la necesaria mejora en el mantenimiento y limpieza de la ciudad pero vayamos por partes.


En referencia a la venta ambulante ilegal se han escrito rios de tinta y se han hecho multitud de buenas declaraciones. Se han puesto medidas sobre la mesa pero la realidad es que no ha habido una solución efectiva. Soy consciente de que los vendedores ilegales son víctimas de una explotación. Ellos no son los culpables de la situación pero si transmiten la imagen final que se lleva el turista a casa.

 

El último capítulo lo hemos vivido en el Moll Vell con puestos y puestos apiñados justo donde desembarcan de los buses los cruceristas que nos visitan. Sea de quien sea la responsabilidad hay que atajar esto y hacerlo ya.


Mientras tanto se sigue creando una competencia desleal al comerciante que religiosamente paga todos sus impuestos y cumple con sus obligaciones. Además se genera un daño a una imagen en la que hemos invertido todos mucho tiempo, esfuerzo y dinero en construir.


El otro gran frente de debate se centra en el día a día de Palma. Es una evidencia incuestionable que la ciudad está más sucia. Esta es la impresión general de la ciudadanía y esto ha coincidido en el tiempo con la puesta en marcha del nuevo servicio de recogida de trastos.


Me consta que la voluntad del Ajuntament de Palma era la de mejorar este aspecto y tener una ciudad mejor cuidada. El resultado no ha sido el esperado ni mucho menos. Al reves, sea por incivismo, por falta de información o por falta de operatividad, se ha generado una imagen de descuido y de restos en la calle.


Esta situación ya es grave para los residentes pero aún más para los pequeños comerciantes de determinadas zonas en las que ven que se degrada su imagen precisamente en plena temporada alta y en pleno momento de rebajas.


Tanto en un aspecto como en el otro hacen falta actuaciones de forma urgente. Necesitamos vigilancia policial, soluciones sociales, para el Top Manta. Precisamos un sistema más agil para retirar los trastos de la calle, limpiar mejor e implicar al ciudadano en preservar la buena imagen de Palma.

La otra imagen de Palma
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad