lunes. 15.08.2022
TURISMO

Capital mallorquín para construir un complejo turístico de 140 millones en Madagascar

El proyecto se ejecutará en primera linea de playa en la isla de Nosybe y prevé construir 1.000 plazas hoteleras, un campo de golf de 18 hoyos y una zona residencial con 100 villas de lujo
/img/periodico/img_6870.jpg

Los empresarios mallorquines buscan nuevos lugares en el mundo donde invertir su dinero de forma eficiente en el turismo. La sociedad L'Ile Rouge Beach Resort, con capital mallorquín y francés, va a realizar una apuesta turística importantísima invirtiendo 140 millones de euros en un nuevo complejo turístico en Madagascar.

 

Esta sociedad ha adquirido recientemente 276 hectàreas de terreno en primera linea de mar con 7 quilómetros de playa al gobierno malgache ubicadas en la isla de Nosybe, al norte de Madagascar. Esta isla tiene el tamaño equivalente de Formentera y es uno de los nuevos destinos turísticos emergentes de la zona.

 

El proyecto a desarrollar prevé urbanizar tres espacios diferentes. Por una parte habrá dos zonas hoteleras con 500 habitaciones y 1.000 plazas en total. En el centro de esta linea costera se ubicará una gran zona deportiva con un golf de 18 hoyos y el extremo final una area residencial con 100 villas exclusivas.

 

La intención de los promotores es llevar a cabo la urbanización de toda la zona ofrecer después a cadenas hoteleras y touroperadores acuerdos para la edificación y la posterior explotación de la zona hotelera.

 

Según ha indicado Carlos López, portavoz de la parte mallorquina de la inversión ya se han mantenido diferentes contactos con grandes empresas turísticas ofreciendo diferentes tipos de acuerdo bién a través de la venta directa del suelo o a través de la participación en la sociedad que gestione la planta hotelera.

 

Nosybe cuenta con un aeropuerto internacional a solo 10 minutos en coche del futuro compleho hotelero. Se ubica en el mismo huso horario que Londres y tiene una belleza natural importante.

 

De hecho el Gobierno de Madagascar ha impuesto importantísimas restricciones para que el futuro complejo quede integrado en el entorno natural. Además la promotora deberá adoptar medidas medioambientales extraordinarias en materias como energias renovables o evacuación de residuos.

 

Carlos Lopez explica que "se trata de una inversión con un gran futuro dirigida a un tipo de turista de largo recorrido y con un elevado poder adquisitivo que busca exotismo y exclusividad".

 

En estos momentos se estan realizando los trámites urbanísticos del proyecto y no se ha precisado una fecha exacta de inicio de las obras.

Capital mallorquín para construir un complejo turístico de 140 millones en Madagascar
Comentarios