martes. 23.07.2024

Baleares tendrá una temporada turística larga. Así al menos lo ha confirmado la presidenta del Govern, Francina Armengol en el marco de la jornada inaugural de la feria turística ITB de Berlín en donde ha destacado también que las previsiones de este año para el turismo alemán son positivas.

Armengol atribuye este buen posicionamiento a diferentes factores entre los que sitúa la paz social generada con el nuevo convenio colectivo de hosteleria, la regulación contra el turismo de excesos, las inversiones en circularidad y en reducción de emisiones y el fomento de un turismo con temporadas más largas y centrado en disfrutar todo lo que ofrecen las islas a nivel cultural, gastronómico, deportivo, etc.

La presidenta ha defendido a capa y espada la nueva ley turística, «ya en funcionamiento y que hace posible un turismo regenerativo» y centrado en «la sostenibilidad ambiental». 

Francina Armengol ha afirmado contar con la complicidad del mercado alemán, el principal en importancia para las Illes Balears y «siempre consciente de la vertiente verde de nuestras islas», porque es el que más desestacionaliza, aumentando sus visitas a las islas en los meses de invierno y primavera, y porque es el más comprometido con valores ecológicos.

En ese sentido, las Illes Balears han logrado recuperar ya el 95,1% del turismo alemán perdido durante la pandemia provocada por el COVID-19, captando casi la mitad del turismo germano que visita España, y las previsiones son que este mercado continúe creciendo el año que viene, al igual que lo está haciendo la rentabilidad.

Los visitantes germanos que visitan Balears gastan más en destino, tanto en su estancia como por persona y día, lo que revierte en nuestro tejido empresarial. Así, en 2022, el turista alemán se dejó de media 1.103 euros por persona durante toda su estancia, un 8,5% más que en 2019, mientras que el gasto por persona y día fue de 157 euros, un 4% superior al de 2019.

En ese sentido, durante la jornada inaugural de la ITB ha tenido lugar un acto en el que el presidente de la Fundación Impulsa, Antoni Riera, ha realizado una presentación de la Estrategia de Circularidad de las Illes Balears ante medios internacionales y parlamentarios alemanes, interesados en conocer las políticas impulsadas por el destino. Con el título «Hacia un turismo regenerativo, el caso de las Illes Balears», Riera ha destacado la importancia de seguir implementando procesos de circularidad en las empresas del sector turístico, con el objetivo de que todas las islas se conviertan en destinos turísticos completamente circulares.

En esta línea, Riera ha abundado en la idea de que la economía circular abre las puertas a un «turismo restaurativo» y desde esta posición a una posibilidad real y viable de construir un futuro regenerativo, por lo que ha hecho hincapié en la necesidad de incidir en esta «apuesta de desarrollo, donde economía, medio ambiente y sociedad van de la mano para construir “valor a largo plazo” a través del turismo». «El reto de Balears es conectar radicalmente su sistema turístico con el futuro», ha añadido Riera.

Durante la clausura del acto, el conseller de Modelo Económico, Turismo y Trabajo, Iago Negueruela, ha destacado la importancia del turismo alemán para Balears y ha recordado cómo esta apuesta decidida durante años por el turismo de calidad ya está dando resultados: «se refleja fundamentalmente en mejores contratos, mejores salarios y más rentabilidad para las empresas, sin necesidad de generar más presión humana y ambiental».

El conseller ha defendido el nuevo marco legal que supondrá una oportunidad para acelerar las transformaciones que el sector turístico necesita para liderar estas mejoras y que lleve a Balears a ser un destino plenamente sostenible y circular. «Gracias a esta ley, el turismo se convertirá en motor de regeneración ambiental y garantizará el bienestar de residentes y turistas», ha abundado.

Una temporada turística larga para Baleares