sábado. 03.12.2022
AGRICULTURA

La alcaparra mallorquina, reconocida como un alimento tradicional

Este producto se incluye en el Catálogo de Alimentos Tradicionales de Baleares con los vinos, el palo, el aceite de Mallorca, el queso Mahón, las hierbas, la almendra, la sobrasada o la ensaimada
/img/periodico/img_7124.jpg

 

La alcaparra mallorquina  (Tàperes Mallorquines / Tàpera de Mallorca) ya puede ser considerada oficialmente como un alimento tradicional de Baleares.

 

Este producto ha sido incluida en el Registro de Alimentos Tradicionales de las Islas Baleares (RATIB), en la categoría de frutas, hortalizas y cereales, y con la zona de elaboración delimitada en Mallorca. Así lo ha ha acordado la Comisión de Alimentos Tradicionales de las Islas Baleares aprovechando el primer día de su constitución.


 

Este es el decimonoveno alimento que se inscribe en del Catálogo de Alimentos Tradicionales de las Islas Baleares. Ya formaban parte de esta lista  los vinos con las denominaciones de origen Binissalem y Pla i Llevant y de la tierra Mallorca, Isla de Menorca, Ibiza, de Formentera, Illes Baleares y Serra de Tramuntana-Costa Nord.

 

También las denominaciones de origen protegidas Queso de Mahón-Menorca, Aceite de Mallorca y Oliva de Mallorca. En el listado aparecen las bebidas espiritosas Palo de Mallorca, Gin de Mahón, Hierbas de Mallorca y Hierbas Ibicencas, así como las indicaciones geográficas protegidas Almendra de Mallorca, Sobrasada de Mallorca y Ensaimada de Mallorca.


 

Los objetivos de este Catálogo, que recoge la Ley agraria, son preservar y revalorizar el patrimonio alimenticio de la comunidad autónoma. Se pueden registrar los alimentos producidos o elaborados de una manera tradicional y diferenciada, o elaborados con materias primas o ingredientes propios de la zona que le aportan características diferenciales.

 

Para la admisión de un nombre, este se tiene que haber utilizado tradicionalmente para referirse al producto específico, y se tiene que acreditar la producción o la elaboración y la comercialización del producto durante un mínimo de treinta años.


 

El Catálogo consiste en un conjunto de fichas individuales de cada producto que se considera alimento tradicional, en el que constan, como mínimo, el nombre, la zona de producción o elaboración, el vínculo con ella, la historia, las características principales, las condiciones de producción o elaboración, la importancia socioeconómica y el número y la fecha de inscripción.


 

La inclusión de un alimento en el CATIB permite a productores y elaboradores utilizar la mención Alimento Tradicional de las Islas Baleares con un fundamento jurídico.

 

Implica, también, una tarea previa de caracterización y de estudio del vínculo del producto con la zona geográfica, además de la publicación de la inscripción en el Boletín Oficial de las Islas Baleares, que puede servir de aval para justificar el uso del nombre y acreditar la reputación del alimento. Estos son pasos fundamentales para poder tramitar futuras denominaciones de origen o indicaciones geográficas.

La alcaparra mallorquina, reconocida como un alimento tradicional
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad