jueves. 06.10.2022
EMERGENCIA

El Govern se pone las pilas contra la sequía

Los payeses accederán a ayudas directas y se prevé incrementar la producción de las desaladoras y nuevas invertiones hídricas para garantizar el suministro de agua potable a la población
/img/periodico/img_8199.jpg

 

El Govern se ha puesto las pilas para luchar contra la sequía que este año afecta a las Islas. El Ejecutivo autonómico ha tomado un conjunto de medidas para garantizar el abastecimiento y la calidad del agua durante la temporada turística alta.

 

Y es que durante los meses de verano la falta de lluvias, las altas temperaturas y el incremento de la demanda por mayor población se combinan en un coctel que va a agravar la situación aún más.

 

Aunque cada isla vive una situación diferente, la Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca prevé trabajar conjuntamente con los ayuntamientos para gestionar la demanda adecuadamente. Así se llevarán a cabo campañas de sensibilización y ahorro de agua para lo cual se han dotado 75.000 euros.


 

En Mallorca, el último trimestre de 2015 llovió un 71% menos respecto la media de los últimos treinta años y el estado de los recursos hídricos, el mes de diciembre del año pasado, era un 11% inferior respecto de los últimos 10 años. 

 

En Menorca, en el último trimestre de 2015 llovió la mitad que en los últimos treinta años, aunque el estado de los recursos, en diciembre del año pasado, presentaba una diferencia positiva del 9% respecto de la media de los últimos 10 años.


 
Ibiza, en cambio, está en sequía hidrológica, por lo cual se aprobará un decreto de sequía que prepara el Govern. En el último trimestre de 2015 llovió un 12% menos respecto de la media de los últimos treinta años y el estado de los recursos hídricos, el mes de diciembre del año pasado, era un 4% inferior respecto de los últimos 10 años, situándose en torno al 57%.

 

Mientras, en Formentera, el recurso es muy escaso. De hecho, todo el abastecimiento se hace con agua desalada y la situación depende mucho de las lluvias.


 

Parte de la solución de los problemas de sequía y de salinización de acuíferos pasa por la utilización preferente de recursos no convencionales, como las aguas pluviales, las aguas depuradas y las desaladas.

 

Además, hay que recordar que, de acuerdo con el Plan Hidrológico vigente, los núcleos con más de 20.000 habitantes tienen que disponer de un plan de emergencia en el caso de sequía aprobado por la Dirección General de Recursos Hídricos.


 

Mientras tanto, el Govern elabora un plan de sequía, un instrumento legal necesario con el cual actualmente no se cuenta, y se ponen en marcha, de manera inmediata, acciones concretas para incrementar el recurso del agua, básicamente a través de las desaladoras.

 

 

En la de Palma, se incrementarán las líneas de producción, la de Andratx se conectará a través de las redes municipales, con un gasto de 60.000 euros, y a la de Alcúdia se la dotará de más potencia.

 

En Ibiza, se llevarán a cabo una serie de acciones para conectar la desaladora de Santa Eulària, que el Govern recibirá próximamente.


 

Concretamente, el último consejo de administración de la Agencia Balear del Agua y la Calidad Ambiental (ABAQUA) ya ha aprobado mejoras en las conducciones de Sa Costera por valor de 120.000 euros, incluidas en el proyecto de actualización de las instalaciones de S’estremera y el Port de Sóller.

 

Igualmente se ha prorrogado un año el servicio de explotación, mantenimiento y conservación de las instalaciones de la zona de abastecimiento de Mallorca. 


 

Con respecto a la sequía agraria, las escasas precipitaciones en los meses de noviembre y diciembre de 2015, claves para el crecimiento de los pastos, han provocado una baja producción de los forrajes destinados a la alimentación animal y han puesto en peligro la viabilidad de las explotaciones ganaderas en extensivo.

 

Las principales consecuencias de la sequía en los cultivos son la disminución de la producción vegetal por germinación deficiente de las semillas y la aparición de plagas y enfermedades, entre otras.


 

Por eso, la Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca creó, ya hace 3 semanas, la comisión técnica de seguimiento de la sequía con el sector, puesto que se trata de un tema estratégico que exige la transversalidad de las medidas que se adoptan.

 

Así, el Govern pone al alcance de los agricultores y ganaderos 1,5 millones de euros en ayudas para hacer frente al incremento del gasto en alimentación de la cabaña ganadera en extensivo y facilitará el acceso a nuevas líneas de financiación conjuntamente con el ISBA por un valor de entre 6 y 8 millones de euros, que se vehicularán a través del Fondo de Garantía Agraria y Pesquera (FOGAIBA).


 

Igualmente, se solicitará al Estado la reducción por pérdidas en la declaración del IRPF -que en principio, sólo estaba preparado para Ibiza-, para lo que ya se ha solicitado una reunión con la ministra en funciones de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.  Además, la campaña de semillas que ya estaba programada desde los Servicios de Mejora Agraria y Pesquera (SEMILLA) para R1, de mayor calidad, se ampliará y se repensará para otras tipologías.


 

En cuanto a los recursos hídricos, se quiere impulsar el consumo de aguas depuradas por parte de las comunidades de regantes. Por lo tanto, hay que llevar a cabo mejoras y mantenimientos de estas infraestructuras para que se puedan utilizar lo antes posible. 



Otras medidas pasan por pedir la congelación de la tasa de incineración de los residuos cárnicos al Consell Insular de Mallorca, discriminar positivamente a los campesinos a título principal y tener consideraciones para la agricultura ecológica.

 

El Govern se pone las pilas contra la sequía
Comentarios