lunes. 26.09.2022

El pasado 2020 fue un año que supuso un antes y un después en muchos aspectos de nuestras vidas y que introdujo o aceleró rutinas y procesos en nuestra manera de trabajar y relacionarnos con los demás. Desde entonces, el mercado de trabajo se ha visto muy resentido, con la aprobación de nuevos ERTEs, la notable caída de la afiliación a la Seguridad Social y el aumento de las tasas de paro hasta niveles que no se veían desde hacía mucho tiempo.

 

Además, la oferta de empleo se llegó a reducir en los meses más duros del Estado de Alarma hasta un 70%, según el último Informe Infoempleo Adecco: Oferta y Demanda de Empleo en España. Aunque, según los datos de LHH España, la consultora del Grupo Adecco especializada en el acompañamiento de las organizaciones en sus procesos de transformación, la mayoría de empleos (alrededor del 80%) no se consiguen buscando y solicitándolos por Internet.

 

Los porcentajes de personas recolocadas a través de la red de contactos varían considerablemente en función de la comunidad autónoma. Durante el pasado año, La Rioja fue la región que más recurrió a esta práctica de manera exitosa: 8 de cada 10 personas recolocadas en la autonomía lo hizo valiéndose de sus contactos, porcentaje que prácticamente se ha duplicado con respecto al año anterior.

 

Le sigue de cerca, con un 77% de sus recolocados gracias al networking, Baleares, que ya el año pasado ocupaba esta segunda posición. Tras ella, Canarias baja de la primera posición para quedarse como la tercera autonomía donde más trabajadores se recolocan a través de los contactos (67%).

 

Muy próximas encontramos otras tres autonomías donde más de la mitad de sus trabajadores usa esta fórmula para acceder de nuevo al mercado de trabajo. Se trata de la Región de Murcia (63%), Asturias (6 de cada 10) y Aragón (57%).

 

Justo por encima de la media nacional, que es del 43%, se encuentran la Comunidad de Madrid (49%), la Comunidad Valenciana (46%) y, con la misma proporción de trabajadores recolocados gracias al networking, están Cantabria y Galicia, con un 45%. Por detrás de ellas aparecen Cataluña (42%), y Andalucía y Castilla y León, con un 39% en cada una de estas comunidades. 

 

Mientras esta oferta de empleo “pública” -el conocido como mercado abierto- ha caído durante 2020, las ofertas que componen el llamado mercado oculto (aquellas vacantes que las empresas no publican) han crecido un 5,5% desde que se inició la pandemia en nuestro país. La mejor manera para acceder a este mercado oculto es el llamado networking o la red de contactos, pero en un año en el que las reuniones y encuentros presenciales cayeron drásticamente, mantener esa red de contactos ha necesitado de mucha proactividad y manejo de las herramientas digitales para no quedarse descolgado. Pero sin duda ha merecido la pena, al menos para el 77% de los baleares participantes en programas de recolocación que ha encontrado trabajo el pasado año gracias a ese networking.

 

La red de contactos sigue siendo la forma más habitual de acceder a un nuevo puesto de trabajo para las personas que participan en un programa de recolocación o outplacement y así ha sido también durante el pasado año. Aunque es cierto que, debido a los confinamientos domiciliarios y a las restricciones a la movilidad y a ciertos eventos sociales, este networking ha perdido algo de fuerza.  

 

Así, si hace un año el 52% de los candidatos de los programas de recolocación encontraba un empleo a través de sus contactos, ahora lo hace el 43%. Esos 9 puntos porcentuales de diferencia los ha ganado íntegramente la recolocación gracias a las ofertas de empleo online (portales de empleo, anuncios, etc.), que suponen ya el 29% de los casos.

 

En menor medida aparecen otras opciones mucho menos representativas como los intermediarios, las candidaturas espontáneas, el emprendimiento o el llamado redeployment, cuando un candidato se recoloca en otra posición en su misma compañía.

El 77% de los recolocados en Baleares encuentra empleo gracias a su red de contactos
Comentarios