miércoles. 17.08.2022
ÉXITO

Fontanet, el perfil de un empresario hecho a sí mismo

El empresario, con 97 años aún sigue al pie del cañón al frente de un conglomerado de empresas diversas que actualmente dan trabajo a 300 famílias y facturan más de 50M€ al año
/img/periodico/img_10102.jpg

 

El presidente del Grupo Fontanet optaba al premio “Empresario del Año” como candidatura de la Asociación de Industriales de Mallorca, ASIMA.

 

En Son Castelló, en el Camí Vell de Bunyola, tiene su cuartel general un hombre que lleva toda su vida enfundado en el traje de emprendedor. A punto de cumplir 97 años, este luchador incombustible cotiza aún a la Seguridad Social como autónomo.

 

Su lema, “siempre se puede mejorar”, lo ha cumplido desde que con 18 años, tras luchar por salvar la vida en el Frente del Ebro, decidió montar su primera empresa, a base de trabajo, en su Felanitx natal.

 

Con estas exactas palabras definia la patronal CAEB al galardonado de este año en el perfil que facilitó a los medios.

 

Antonio Fontanet (1919), presidente del Grupo Fontanet, sigue al pie del cañón como administrador de sus empresas y recuerda que cuando emprendió su aventura trazó una hoja de ruta con lo que es hoy el Grupo Fontanet, un complejo de empresas de fabricación, distribución y comercialización, tanto en Baleares como en la Península, de harinas, piensos, carnes y cafés, con granjas y talleres mecánicos.

 

En los años 50, al cerrar el puerto de Portocolom por su escaso calado y la imposibilidad de atracar buques de tonelaje, dio el salto a Palma con el sueño de crear un gran grupo empresarial. Con "seny de bístia vella", silenciosamente y sin alborotos, soñando, pero con los pies en el suelo, empezó a tejer con dedicación y esmero, y de sol a sol, lo que hoy es su gran hazaña.

 

Ante el boom turístico y el triunfo de otros empresarios como Gabriel Escarrer y los Barceló, confiesa que “quizás me equivoqué de sector”, pero está “orgulloso” de su trayectoria empresarial y de crear puestos de trabajo y dar ocupación a centenares de familias.

 

Aquel joven payés se plantó en Ciutat. Observó, calló e hizo. Y solo basta con nombrar por ejemplo algunas de las mercantiles que nacen con su esfuerzo y dedicación: Fábrica de Harina en Felanitx, Productos Fontanet, Harinas de Mallorca, Piensos Piema, Auxam, Comercial Isleña, Graninvest, Café Rico, Matisa, Explotación de granjas en avicultura, vacuno, porcino y un largo etcétera de sociedades dedicadas a diferentes actividades a lo largo y ancho de la Isla que dan ocupación en la actualidad a unas 300 familias y facturan en torno a 50 millones de euros al año.

 

“El éxito no tiene ningún secreto, constancia, estar encima del negocio mirando cada pro y cada contra rodeado de un equipo de confianza”, explica. Para Fontanet, el buen empresario debe tener “visión de futuro, paciencia, esfuerzo y capacidad para gestionar y colaborar con su equipo”.

 

El elixir para este inconformista emprendedor que acude a diario a su despacho es el amor por el trabajo y la ilusión por crear le ha mantenido activo. Ante la crisis, prefirió “bajar márgenes de beneficio para mantener a los trabajadores”, muchos de ellos con antigüedad de 25 y 30 años, y bastantes de 40, que no han conocido otra empresa que la de Don Antonio.

 

Además de liderar sus empresas, Antonio Fontanet participó en la creación de ASIMA hace ahora 50 años: “Fue un gran acierto de aquellos empresarios que decidieron empezar a construir lo que fueron los primeros polígonos de España y yo siempre les apoyé”.

 

Ahora se congratula de que “ASIMA sea una organización viva y activa en la sociedad” y su compromiso nace de sus donaciones a particulares y entidades sociales como Cruz Roja, Cáritas, Can Gazà y otras de su pueblo natal.

Fontanet, el perfil de un empresario hecho a sí mismo
Comentarios