martes. 29.11.2022
DONACIÓN

El arquitecto Pedro Garau dona su archivo profesional al Colegio de Arquitectos

El autor de obras como el Colegio Luis Vives (1961) o la Cámara de Comercio (1971) es uno de los profesionales de referencia del siglo XX en Mallorca.
/img/periodico/img_10720.jpg

 

El arquitecto Pedro Garau Sagristà ha donado su archivo profesonal, que contiene parte de los proyectos realizados a lo largo de su trayectoria, y también un buen número de publicaciones de su biblioteca personal, al Coll·legi Oficial d’Arquitectura de les Illes Balears (COAIB).

 

Actualmente, el COAIB está procediendo a la catalogación e inventario del material de esta donación de forma que, en un futuro, pueda estar a disposición de los colegiados y estudiosos de la arquitectura en general para su consulta.

 

La biblioteca de Pedro Garau también contiene publicaciones de su padre, el arquitecto Carles Garau Tornabells y de su abuelo, el ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, Pere Garau Cañellas.

 

“Evidentemente esta donación es muy importante para el COAIB por la confianza que deposita Pedro Garau en la entidad colegial como custodia de una parte del archivo profesional familiar y por la importancia que tiene para el conocimiento de la arquitectura en Mallorca del siglo XX”, afirma el vocal de Cultura del Colegio de Arquitectos, Martí Lucena.

 

Una comitiva del COAIB, encabezada por la decana Marta Vall·Llosera, se desplazó al domicilio del arquitecto Pedro Garau para agradecerle su donación.

 

Pere Garau Sagristà (Palma, 1924) estudió en Barcelona y en Madrid. Pertenece a una familia de arquitectos e ingenieros, de los cuales el más conocido fue su abuelo, autor del trazado del Tren de Sóller. Garau diseñó algunos de los edificios más interesantes construidos en Mallorca a mediados del siglo XX.

 

Si la arquitectura de su padre, Carles Garau, ilustra la evolución que siguió su generación desde un estilo regionalista, como la Clínica Mental de Jesús (Palma, 1926), hacia el racionalismo de los años treinta, del que es un buen ejemplo la Casa Bonet en s’Aigodolça (1932), la obra de Pere Garau refleja buena parte de las inquietudes que caracterizan la arquitectura de las décadas de posguerra: desde el más puro estilo Internacional del Colegi Lluís Vives (Palma, 1961) hasta el interés para integrarse en un contexto histórico como se demuestra en la Cámara de Comercio (Palma, 1971).

El arquitecto Pedro Garau dona su archivo profesional al Colegio de Arquitectos
Comentarios