jueves. 25.07.2024

 

El regidor de Movilidad y presidente de la EMT, Joan Ferrer, ha destacado que la operación es “un proyecto de ciudad”. “Hemos elegido una tecnología que reduce las emisiones porque, como equipo de gobierno, hacemos una apuesta decidida para conseguir una ciudad menos contaminada”, según Ferrer. Ferrer también ha querido destacar que el préstamo concedido por el BEI permite “dejar cerrada y garantizada la renovación de toda la flota de autobuses”.


El BEI ha concedido a la EMT un préstamo por un importe de hasta 30 millones de euros que se pueden solicitar en un plazo de 7 años. La renovación se divide en dos fases. Para la primera se prevé una inversión total de 30 millones de euros, de los cuales la mitad serán aportados por el BEI, 15 millones. Los otros 15 procederán otras entidades. Para la segunda, la financiación está asegurada puesto que quedará una aportación del BEI de hasta 15 millones de euros.

La flota de la EMT se compone de 177 autobuses. De estos, 95 tienen entre 15 y 17 años, cifra que supone el 53,3 por ciento del total, más de la mitad. Estos son los autobuses que se renovarán los próximos años, que serán de gas natural.

 

“Se trata de una energía limpia que permitirá una reducción muy fuerte de emisiones de contaminantes en relación al diesel”, ha afirmado el regidor. Por ejemplo, se disminuirá en un 81 % las partículas; en un 92 por ciento, la de óxido de nitrógeno y en un 63 %, la de hidrocarburos no metànics. Los contaminantes más peligrosos son las partículas y el óxido de nitrógeno.


Otra de las novedades es que la financiación también permitirá construir una gasinera las cocheras de la EMT por, de este modo, dar servicio a los nuevos buses “de forma rápida”, según Ferrer. Además, se renovará el Sistema de Ayuda a la Explotación (SAE), un hecho que permitirá a la EMT hacer un salto de modernidad tecnológico. También se actualizará la tecnología de comunicaciones entre vehículos y control de cocheras y la renovación total de la tecnología de equipamiento de validación y venta en vehículos.



Por último, la renovación potenciará la sustitución de los vehículos de 12 metros, por los de 18 metros por, así, ganar en un 35% más de capacidad, además de ahorrar combustible y mantenimiento y tener un menor número de buses completos.

Los nuevos buses de Palma funcionarán con gas natural