lunes. 22.07.2024

Si se suprimiese el negocio del arrendamiento de viviendas a turistas en Palma, la oferta de alquiler residencial se podría incrementar en torno al 4,6 %, según el Observatorio del Alquiler de la Fundación Alquiler Seguro y la Universidad Rey Juan Carlos.

De acuerdo a este análisis, realizado con datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) y la plataforma Airbnb, las viviendas turísticas representan el 1% de las existentes en la capital balear.

El 56,2% de las viviendas de Palma son usadas como residencia por sus propietarios y un 21,1% están explotadas para alquiler residencial.

El resto son viviendas principales con otro régimen de uso, y un 15,7% son viviendas no principales, clasificación que incluye el 1% de alquiler turístico.

En el caso de la capital balear, los autores del análisis señalan que "existe una profunda brecha entre la presión de la demanda y la escasez de la oferta" y que, aunque se 'liberasen' las viviendas turísticas, el posible aumento de la oferta sería "claramente insuficiente" para dar respuesta al problema existente.

El estudio pone de manifiesto que el trasvase de los pisos turísticos al alquiler residencial podría elevar la oferta tradicional de vivienda en alquiler más de un 24% en el centro de Madrid, un 20,9% en Málaga y más de un 10% en varios distritos de Barcelona, así como en San Sebastián.

En el municipio de Madrid, pasar del turístico al residencial elevaría la oferta un 5% de media, pero en el distrito Centro -que concentra el mayor número de viviendas turísticas (8.363)- lo haría un 24,3%.

A continuación, el mayor aumento de la oferta de alquiler dentro de Madrid se daría en los distritos de Salamanca (6,9%); Chamberí (6%); Retiro (5,5%); Arganzuela (4,9%) o Tetuán (4,5%). Sin embargo, en muchas otras zonas no llegaría ni al 1% (Villaverde, Villa de Vallecas o Vicálvaro).

Más del 20% en Málaga y 10% en algunas zonas de Barcelona

En el municipio de Barcelona el incremento de la oferta sería del 5,3 % pero en los distritos de Ciutat Vella y Eixample se elevaría al 10,6 % y 9,5 %, respectivamente. En algunos otros pasar de alquiler turístico a residencial no llegaría a elevar la oferta ni un 1 % (Nou Barris y Sant Andreu).

En el caso de Málaga, pasar del turístico al alquiler residencial conllevaría un incremento de la oferta cercano al 21 %, en San Sebastián del 10,8 %; en Valencia casi de un 10 %; en Las Palmas del 9,7 %; en Santa Cruz de Tenerife y Bilbao del 6 %; y del 4,6 % en Palma.

Este trasvase permitiría elevar la oferta, pero no lo suficiente para solucionar el problema del acceso a la vivienda en las principales ciudades, señala el Observatorio, que indica que el peso del alquiler turístico es muy desigual, como más presencia en la costa y los centros urbanos, pero poco relevante en zonas residenciales y periféricas de las ciudades.

En este contexto, abogan por regular, pero sin intervenir el mercado para no mermar más la oferta.

Madrid, a la cabeza del alquiler turístico

El mayor número de viviendas turísticas se concentra en Madrid (más de 17.000) con la zona Centro a la cabeza (8.363), seguida de los distritos de Salamanca (1.357); Chamberí (1.179) y Tetuán (1.014). Resulta residual en distritos como Vicálvaro, Moratalaz, Vallecas o Barajas, según los datos del Observatorio.

De hecho, la proporción entre viviendas de alquiler turístico y residencial es del 32% en el distrito centro de la capital. Sin embargo, sobre el parque total de viviendas de Madrid, el peso del alquiler turístico es del 1,1 %, aunque en la zona Centro roza el 10%.

Barcelona es el segundo municipio por viviendas turísticas en Airbnb, 11.074. El mayor peso del alquiler turístico se localiza en Ciutat Vella (4,2 %) y Eixample (2,96 %), donde el peso de la vivienda turística sobre el residencial es superior al 10 % en ambos casos.

Por su parte, los alquileres turísticos en Málaga a través de Airbnb alcanzan los 7.783, cerca del 3% del parque total de viviendas, pero su peso sobre el residencial es del 26,5 %. Y es que es el municipio con menor oferta de viviendas en alquiler residencial (13,4 %) de todos los analizados.

En el resto de lugares estudiados, el porcentaje de viviendas turísticas sobre viviendas de alquiler residencial no llega al 10%, incluidas ciudades como Palma, Bilbao o Santa Cruz.

En el caso de la capital balear, los autores del análisis señalan que "existe una profunda brecha entre la presión de la demanda y la escasez de la oferta" y que, aunque se 'liberasen' las viviendas turísticas, el posible aumento de la oferta sería "claramente insuficiente" para dar respuesta al problema existente.

La oferta de alquiler se ampliaría apenas un 5% en Palma sin viviendas turísticas