martes. 09.08.2022
CRISIS ECONÓMICA

La construcción perdió en Baleares más de 500M€ en inversión en 2020

Los constructores dicen que el retraso de las licencias y la inseguridad jurídica lastran el sector y piden favorecer la promoción privada de vivienda protegida

La presidenta de la Asociación de Constructores de Baleares, Fanny Alba, ha mostrado su “profunda preocupación” por la actividad del sector al presentar el informe de coyuntura referente al año 2020 “ya que constatan que la cifra total de la inversión fue de 1.713,5 millones de euros, lo que representa una caída de 512 millones de euros respecto a 2019, es decir, un -23% menos que el año anterior en el que la inversión total registrada fue de 2.225,6 millones de euros”. Un recorte “tremendamente significativo”, según Alba, “ya que conlleva una pérdida de la cuarta parte de la inversión total en el sector de la construcción”.

 

Los constructores lamentan “la clara tendencia a la baja de los datos”, destacando a su vez que “la inversión privada, el gran motor del sector de la construcción en Baleares, retrocedió en 2020 un -14,6% respecto a 2019, al situarse en 1.289 millones el año pasado frente a los 1.510 millones del anterior”.

 

“La caída de la inversión privada en 2020 es aún mayor si la comparamos con el año 2018, cuando en cifra superó los 1.531 millones de euros, lo que significa un -15,8% respecto a hace dos años”.

 

Esta “reveladora caída de la inversión privada”, tal como la ha definido la presidenta de la Asociación de Constructores de Baleares, “ha arrastrado a la baja a todos los indicadores”, reflejando una merma de la inversión en vivienda del -8,5% (1.068 millones de euros en 2020 frente a 1.167 millones en 2019), “un preocupante retroceso del -43,7% en proyectos vinculados al sector turístico” (125,7 millones Vs 223,4 en 2019) , así como una bajada del -20% en el gasto relacionado con el comercio y la industria (95,6 millones de euros Vs 119,7 millones en 2019), además de un “alarmante recorte del -53,5% en la inversión en edificación pública” (247,7 millones en 2020, frente a 533 millones en el año anterior) y un descenso del -3,5% en obra civil pública (176,4 millones en el pasado ejercicio ante los 183 registrados en 2019).

 

La presidenta de los constructores de Baleares ha señalado como “buena noticia” el aumento anotado en inversión pública hecho por la administración autonómica, que creció un 68%, pasando de 82,5 millones de euros en 2019 a 138,6 millones en 2020, así como el incremento del 53% de la inversión de las administraciones locales de las islas, que ha conllevado 207,1 millones de euros en 2020 frente a los 135,5 millones de 2019.

 

Por el contrario, los constructores de Baleares califican como “pésimo” el dato de inversión pública estatal “que en 2020 se ha minimizado a 78,4 millones de euros cuando el año anterior fue de 497,8 millones, lo que manifiesta un destacadísimo desplome del -85% de la inversión estatal”.

 

“La extraordinaria contracción de la inversión pública estatal registrada en 2020 ha lastrado significativamente los resultados de la construcción en Baleares, un sector que requiere continuidad y estabilidad para garantizar la actividad y el empleo”, ha lamentado la presidenta Fanny Alba.

 

Además de la caída global de la inversión pública propiciada por la merma de inversiones estatales, también ha perdido fuelle el gran capítulo de la inversión que impulsa al sector de la construcción, el de la inversión en vivienda, que ha visto aminorado su potencial en 2020 al registrar un descenso del -8,5%, cayendo de 1.167 millones de euros en 2019 a 1.068 millones en el cómputo total del pasado año.

 

Todos los datos relativos a vivienda en 2020 empeoran los registrados en 2019. Los visados de viviendas de protección oficial (VPO) de inversión privada se redujeron a la mitad (-47,1%), pasando de 191 unidades en 2019 a tan solo 101 en 2020. La cifra de vivienda libre también descendió ya que las 3.640 edificadas en 2019 se redujeron a 3.483 el pasado año, suponiendo una merma del -4,3%. Y también cayó un -7,8% el número de viviendas de nueva planta, con un registro de 3.186 en 2020 frente a las 3.455 de 2019.

 

Cabe reseñar que, en un año marcado por el confinamiento y por las extraordinarias restricciones a la movilidad, haya aumentado el número de reformas en viviendas, que se incrementó un 11,5%, contabilizándose 398 en 2020, cuando en 2019 las viviendas reformadas fueron 357, según datos del Colegio de Arquitectos de Baleares (COAIB).

 

También se ha reducido el tamaño de las obras realizadas, registrando un descenso del -10% de superficie en el total de proyectos ejecutados en 2020 respecto al año anterior.

 

“Baleares sigue sin dar una solución al mercado de Vivienda de Protección Oficial (VPO)” ha manifestado la presidenta de los constructores calificando como “totalmente insuficiente para cubrir la situación de ‘emergencia habitacional que padecen muchos ciudadanos de las islas, en especial los de rentas más bajas y jóvenes que quieren emanciparse, así como las personas en riesgo de exclusión social y los colectivos vulnerables”, ha explicado Alba.

 

La presidenta  ha señalado que “la promoción de vivienda pública no cubre las necesidades sociales de Baleares y es preciso favorecer la promoción privada de VPO, impedida por el elevado precio del suelo y la falta de ayudas”

 

Fanny Alba ha lamentado que “el número de visados de VPO en Baleares en 2020 haya sido de solo 101 viviendas, un -47,1% respecto a las 191 edificadas en 2019.

 

Alba ha considerado “alarmante” la “bajada registrada en Mallorca donde solo se visó una única VPO en 2020, frente a las 75 de 2019”, y ha considerado que “es ridículo que Menorca lleve dos años consecutivos sin un solo visado de VPO”. Cero en 2020 y también cero en 2019). “También ha lamentado que, en Ibiza y Formentera, donde la escasez de vivienda es especialmente apremiante, la edificación de VPO ha caído un -14%, pasando de las 116 proyectadas en 2019 a solo 100 en 2020”.

 

La inversión en Vivienda de Protección Oficial pública licitada por el Instituto Balear de la Vivienda (IBAVI) ha aumentado considerablemente en los últimos años casi duplicando la dotación presupuestaria en 2020 respecto a 2019, año en que ya mostró un aumento muy cualitativo respecto a 2018, como se refleja también en el número de viviendas.

 

Respecto al reparto geográfico de las inversiones del total de 583 VPO licitadas en los últimos tres años, Mallorca acapara 410 viviendas, mientras que 87 fueron para Menorca y 86 para Ibiza, mientras que no se ha licitado VPO en Formentera en estos últimos tres años. Y llama la atención que dada la emergencia habitacional que experimentan las pitiusas, en 2020 no se haya licitado ni una solo VPO pública en ambas islas, como también ocurrió en 2018.

Así, en 2018 el IBAVI licitó un total de 120 viviendas de protección oficial, 62 de ellas en Mallorca y 58 en Menorca, y ninguna en Ibiza y Formentera. El importe previsto fue de 12 millones de euros, sin embargo, una promoción en Mallorca de 57 viviendas quedó desierta y las dos promociones previstas en Menorca, ambas en Mahón, no se llegaron a ejecutar por resolución de contrato con la empresa adjudicataria, de origen gallego. Por lo que el saldo final del año 2018 fue de 5 VPO públicas en Mallorca, todas ellas en Palma, y ninguna en Menorca -ni tampoco en Ibiza y Formentera- y el importe quedó en 376.734 euros.

 

En 2019 se licitaron 201 VPO públicas por un importe total de 24,5 millones de euros. De ellas, 115 lo fueron en Mallorca (13 en Palma, 54 en Inca y 48 en Calvià-Magaluf) y 86 en Ibiza. Tampoco se licitó ninguna VPO pública en Menorca ese año.

 

En 2020 el IBAVI incrementó notablemente su inversión con 319 nuevas viviendas y un presupuesto de 41,4 millones de euros, a la vez que volvió a licitar las 58 viviendas que habían quedado sin adjudicatario en Menorca en 2018. Sumando estas últimas al ejercicio 2020, el importe fue de 46,8 millones de euros y el total de VPO de 377. De ellas, 290 en Mallorca (192 en Palma, 23 en Santanyí, 22 en Vilafranca, 42 en Son Servera y 11 en Manacor), 87 en Menorca (de las que 58 son las recuperadas del año 2018) y, por el contrario, ninguna en Ibiza y Formentera.

 

Este estímulo a la VPO pública, si bien es significativamente notorio, queda lejos de alcanzar a cubrir las cerca de 4.000 solicitudes de vivienda que acumula en su lista de espera el IBAVI y, además, se compagina con la drástica caída sufrida por la VPO privada, que pasó de 191 viviendas en 2019 a 101 en 2020.

 

De igual forma se constata una reducción de la construcción de vivienda por iniciativa privada que registró 3.483 unidades en 2020 frente a las 3.640 de 2019. Unos datos que llaman mucho más la atención si se comparan con la actividad normal del sector en años previos al boom inmobiliario ya que muestran una caída a la mitad del número de viviendas que se proyectaron en el año 2003 que duplicaban las actuales con un registro de 6.887, sin duda más acorde para lograr satisfacer la demanda que, por el contrario, ha seguido creciendo año tras año en Baleares lo que ha convertido el acceso a la vivienda en uno de los principales problemas de la sociedad balear. “Es necesaria una colaboración público-privada para favorecer la construcción de VPO”, ha defendido Fanny Alba.

 

La construcción perdió en Baleares más de 500M€ en inversión en 2020
Comentarios