lunes. 15.08.2022
URBANISMO

Dos tercios del suelo urbanizable de Palma se destinarán a espacios libres y equipamientos

El Nuevo Plan General aumenta en 212,31 hectáreas la superficie de suelo rústico del municipio


Dos tercios del suelo urbanizable que incluye el nuevo plan general de Palma (un 64%) será no lucrativo y se destinará en espacios libres, equipamientos, calles y plazas, para dar respuesta en las necesidades de la ciudadanía, según ha explicado este martes la regidora de Modelo de Ciudad, Vivienda Digna y Sostenibilidad, Neus Truyol, después de la reunión del Consejo de Gerencia de urbanismo.

 

De estos espacios un un 31% será para espacios libres otro 21,8% para viales y por último un 11,25% para equipamientos.



En cuanto al 36% de suelo restante un 38% será para vivienda libre, otro  28% será para vivienda de protección oficial y un 34% será para actividades económicas. Estos porcentajes son el mínimo que se necesita para responder a las necesidades de equipaciones de la ciudad.



Truyol ha señalado que el área de Modelo de Ciudad ha apostado por “un desarrollo sostenible y proteccionista” y ha destacado que “cuando las ciudades son compactas, son más eficientes”.

 

En cuanto al incremento de las equipaciones, Truyol ha explicado que no se trata solo de dar respuesta a las necesidades de los futuros ciudadanos de Palma, sino de atender las demandas sociales que hay en el momento presente.

 

“Palma necesita vivienda asequible, zonas verdes y más equipaciones”, ha recordado, además de remarcar que “el espacio público de calidad beneficia los vecindarios de Palma y a las personas que vienen a visitar la ciudad”.


Por otro lado, el Nuevo Plan General aumenta en 212,31 hectáreas la superficie de suelo rústico de Palma respecto de la revisión que se hizo en 2014, ha comentado Truyol. En comparación con el Plan General de Ordenación Urbana de 1998, el incremento es de casi 85 hectáreas.


Además, el Plan evitará que se consoliden núcleos aislados con baja densidad que preveía el PGOU de 1998, los cuales no se han desarrollado (Génova, Son Vado o Puntiró), o crecimientos no residenciales que se ha considerado que no son necesarios o que podrían pertenecer en zonas de protección de riesgos (Son Garcies Viejo y parte del urbanizable de Son Pardo).


“Los espacios rústicos no son espacios que esperan ser urbanizados, no son la despensa del urbanismo de la ciudad”, ha señalado Truyol, además de remarcar que el suelo rústico cumple una doble función: de despensa y de rgulació de los ciclos ambientales.

 

La regidora ha recordado que el Nuevo Plan General ha reducido de manera “muy importante” el crecimiento de Palma en rústico que se había previsto al PGOU del 98: de 500 hectáreas que había pendientes, “la posibilidad de crecimiento se ha reducido drásticamente en la mitad”.

Dos tercios del suelo urbanizable de Palma se destinarán a espacios libres y equipamientos
Comentarios