lunes. 08.08.2022

El precio de la electricidad en el mercado mayorista se mantendrá en los próximos meses por encima de 200 euros/megavatio hora (MWh), aunque pasado el invierno debería empezar a descender hasta situarse alrededor de 100 euros/MWh a medio plazo, según un informe de Caixabank Research.

 

Así lo señala el servicio de estudios de Caixabank, en un especial sobre la evolución de los precios de la electricidad dentro de su informe mensual de enero, en el que, no obstante, indica que es muy difícil prever la evolución por el conflicto geopolítico entre Europa y Rusia.

 

Indica que se espera que las presiones del lado de la oferta se vayan atenuando a lo largo del año, aunque en el caso de los derechos de emisión, el factor que junto al gas impulsó los precios de la electricidad en 2021, lo que se espera es que su precio mantenga la tendencia alcista, aunque más moderada.

 

Además, en uno de los artículos del especial de Caixabank Research se analiza la evolución de recibo de la luz en España comparando 2021 con 2018, a partir de las facturas domiciliadas en CaixaBank por parte de clientes particulares.

 

A lo largo de 2021 el importe del recibo de la luz mediano (es decir la mitad de los hogares pagaron un importe menor y la otra mitad uno mayor) fue bastante similar al del año 2018, año prepandemia y que fue el año sobre el que Gobierno se comprometió a que la factura de 2021 no fuera superior.

 

En el primer trimestre de 2021, el recibo mediano fue de 68 euros, el mismo importe que en el primer trimestre de 2018.

 

Ya en el cuarto trimestre de 2021, el recibo mediano era menor y ascendía a 60 euros, un importe un 3,6 % menor al del recibo mediano en el cuarto trimestre de 2018.

 

Sin embargo, las diferencias fueron radicalmente distintas en función del contrato que se tuviera.

 

Por ejemplo, en el mercado regulado, en el que están el 39% de los hogares, el recibo mediano en el cuarto trimestre de 2021 fue de 54 euros, un 13% superior al recibo mediano del mismo trimestre de 2018.

Además, fue un 28% mayor que el del cuarto trimestre de 2019 y un 32 % al del mismo trimestre de 2020, año marcado por la pandemia y las restricciones.

 

En cambio, en el mercado libre el recibo mediano en el último trimestre de 2021 se redujo hasta los 61 euros, con lo que fue un 16% inferior al del cuarto trimestre de 2018, un 18 % menor al del mismo trimestre de 2019 y un 14% respecto al mismo de 2020.

 

Esos mayores descensos que tuvieron en sus facturas los consumidores del mercado libre se debe a que se beneficiaron como los de los regulados de las rebajas impositivas, si bien ellos no sufrieron las alzas del precio de la energía en el mercado mayorista, pues sus precios son fijos por el periodo establecido en el contrato y sólo se actualizan cuando se renueva.

 

 

Para los consumidores del mercado regulado, los precios son variables en función del día y la hora y se trasladan de forma inmediata a su factura, por lo que muchos han sufrido incrementos superiores a lo que les ha supuesto la rebaja de impuestos.

 

Los consumidores de tarifa regulada beneficiarios del bono social, gracias a la ampliación de los descuentos en la factura, sí que vieron una reducción, especialmente en los recibos de menor importe, con un recibo un 18 % menor al del cuarto trimestre de 2018.


El artículo del especial de Caixabank Research indica que para 2022 parte del aumento de precios en el mercado mayorista en 2021 puede trasladarse al mercado libre a medida que se renueven contratos.

El precio de la luz podría bajar a los 100 euros/MWh a medio plazo según Caixabank Reserch
Comentarios