sábado. 13.08.2022
INFRAESTRUCTURAS

El alcalde de Llucmajor admite que Cap Blanc es inadecuado para el mayor megaparque fotovoltaico de Baleares

El proyecto de Llucmajor, con 43 megavatios, duplica la energía que producen todos los parque nuevos que se instalaron en España en 2014
/img/periodico/img_10118.jpg

 

El alcalde de Llucmajor, Jaume Tomàs, transmitió ayer su inquietud por el “impacto visual” y el lugar elegido para la instalación del megaparque de placas solares proyectado en una zona tan sensible para el medio ambiente como la marina de Llucmajor, junto al Cap Blanc. “Nos preocupa el tamaño y el lugar, pero estamos entre dos aguas, la protección territorial y las energías renovables. Nos encontramos abiertos a que los parques fotovoltaicos se instalen en otros espacios [de menor impacto], como polígonos industriales o polideportivos”, manifestó.

 

Los vecinos de la Asociación Defensa Cap Blanc-Punta Regana se reunieron ayer con Jaume Tomàs (PSM) para transmitirle su temor al megaproyecto de placas solares en una zona virgen de gran valor paisajístico y limítrofe con una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). De llevarse a cabo, sería el mayor parque fotovoltaico de Baleares (multiplica casi por diez al de Artà). En 2014 se instalaron en España parques fotovoltaicos con una capacidad de 22 megavatios y de 49 megavatios en 2015, según fuentes de la patronal UNEF. El de Llucmajor por sí solo produciría 43 megavatios, lo que da idea de su envergadura desmesurada.

 

La propuesta que plantea la empresa Llucmajor Photovoltaic S.L contempla ocupar un espacio equivalente a 70 campos de fútbol con 133.614 placas solares de 2,5 metros de altura cada una. Estas instalaciones tienen un impacto visual enorme que se podrá contemplar a gran distancia. Además de las placas, el proyecto incluye la construcción de 22 casetas que abarcarán 600 metros cuadrados en su conjunto, una subestación de otros 200 metros cuadrados y un transformador de cinco metros de altura.

 

La empresa Llucmajor Photovoltaic S.L había previsto inicialmente ocupar 150 hectáreas, que posteriormente redujo a 100 y, finalmente, a 50. El proyecto fue rechazado por la Comisión Balear de Medio Ambiente pero la compañía ha vuelto a plantear el parque fotovoltaico ante la citada comisión. En estos momentos, el proyecto se encuentra en fase de exposición hasta el 18 de mayo. La plataforma en defensa de Cap Blanc prepara alegaciones para impedir su puesta en marcha.

 

Los vecinos no están solos. Los grupos ecologistas de Mallorca también se oponen al parque fotovoltaico que, de llevarse a cabo, sería el más grande de la isla. La portavoz del grupo ecologista GOB, Margalida Ramis, ya manifestó que, pese a la redimensión del proyecto, tendrá un fuerte impacto sobre el territorio.

 

El alcalde de Llucmajor admite que Cap Blanc es inadecuado para el mayor megaparque...
Comentarios