lunes. 15.08.2022
SALARIOS

La brecha salarial de género solo cae 3 puntos en una década y por la subida del SMI

En 2019 la brecha salarial en España se situó en el 11,9%, mientras que la media europea fue del 14,1%

Durante los primeros años de la crisis financiera de 2008 la brecha de género aumentó, llegando a un máximo del 24% en 2013.

La brecha salarial de género se situó en el 19,5% en 2019 (último dato disponible), lo que supone 3 puntos menos respecto a la registrada en 2010 (22,5%) que se explican fundamentalmente por la subida del salario mínimo interprofesional (SMI), especialmente por el aumento de 735,9 a 900 euros en 2019.

 

Desde 2014 la brecha salarial entre hombres y mujeres ha caído, si bien el cambio más significativo tuvo lugar en 2019 cuando se recortó en dos puntos tras una subida del SMI superior al 22%, una medida que benefició particularmente a las mujeres, ya que una de cada cinco tenía ingresos iguales o inferiores al SMI, frente a uno de cada diez hombres, de acuerdo con la encuesta de estructura salarial del Instituto Nacional de Estadística (INE).

 

Durante los primeros años de la crisis financiera de 2008 la brecha de género aumentó, llegando a un máximo del 24% en 2013. En 2019 el salario medio anual de los hombres fue de 26.934,38 euros y el de las mujeres de 21.682,02 euros, de manera que la ganancia media femenina representó el 80,5% de la masculina.

 

Asturias fue la comunidad autónoma con mayor brecha salarial conforme a los datos de 2019, situándose en el 25,2%, mientras que Canarias, con un 11,5%, registró la menor diferencia.

 

Según los datos de la oficina de estadística comunitaria Eurostat, que mide el salario por hora sin ajustar -mientras que el INE mide el salario anual y considera factores como la ocupación, la jornada laboral y el tipo de contrato-, en 2019 la brecha salarial en España se situó en el 11,9%, mientras que la media europea fue del 14,1%.

 

DIFERENCIAS POR TIPO DE CONTRATO Y JORNADA. Los últimos datos del INE muestran que la brecha salarial de género es más acentuada entre los trabajadores con contrato indefinido, donde se sitúa en el 21,7% -más de dos puntos por encima de la media-, mientras que la diferencia salarial entre los trabajadores temporales se reduce al 7,1%. Esto es así porque una de las causas de la brecha salarial de género es el mayor acceso de los hombres a complementos salariales -de disponibilidad, antigüedad, turno partido- que están más presentes en los contratos indefinidos.

 

Según Eurostat, la parcialidad también es un factor importante en la diferencia salarial, ya que la brecha para los trabajadores a tipo parcial en España fue del 20,6% mientras que para los asalariados a tiempo completo se redujo hasta el 6,5%, unas cifras que, según la medición del INE, se sitúan en el 12,3% y 8,7%, respectivamente.

 

Este dato se completa con el de mayor parcialidad entre las mujeres, ya que el 23,8% de las trabajadoras lo hace a tiempo parcial, frente al 7% de los hombres, según la encuesta de población activa (EPA) del último trimestre de 2019.

La brecha salarial de género solo cae 3 puntos en una década y por la subida del SMI
Comentarios