sábado. 01.10.2022

La Asociación de Centros Infantiles de la Federación de la Pequeña y Mediana Empresa de Mallorca (PIMEM) se han reunido en Junta Directiva, mediante videoconferencia para analizar la “difícil” situación que está atravesando el sector. “El cierre de los centros por fuerza mayor y debido al estado de alarma está siendo un golpe muy duro. No tenemos ingresos mensuales y si muchos gastos. Se trata de una situación insostenible” asegura Francisca Picornell, presidenta de la asociación.

 

La previsión de que pueda producirse un fuerte descenso en el número de alumnos en el próximo curso es otro de los aspectos que preocupan a los representantes de la asociación. “Vamos a atravesar una grave crisis y los padres y madres, fundamentalmente por motivos económicos, no van a poder dejar a los niños y niñas en nuestros centros. Por no hablar del temor que puedan tener las familias a una posible reactivación del virus entre sus hijos e hijas” explica Picornell.

 

Es importante para la asociación recalcar que todos sus centros son centros privados y que su única vía de financiación son las cuotas mensuales de las familias.

 

“Sin estas cuotas los centros no tienen ingresos” asegura la presidenta. “Lo que si tienen son gastos” continua. Alquiler, suministros o seguros son algunos de esos costes corrientes y que nos condicionarán la existencia en un futuro. “Muchos no podrán reiniciar su actividad una vez finalice el confinamiento, por lo que existe el peligro de que un gran número de ellos queden por el camino si no reciben una ayuda”.

 

Desde la asociación se asegura que los centros infantiles están dispuestos “a hacer un esfuerzo” ya que saben que son fundamentales para que la mayoría de las familias puedan reincorporarse a sus empleos con normalidad. Según Picornell “todos trabajarán desde el primer momento que se permita para ayudar a las familias, pero es necesario un apoyo económico por parte del Gobierno, tanto autonómico como nacional”.

 

Por último, desde la asociación se quiere poner en valor el trabajo que están realizando los centros miembros de la patronal ya que ya “están trabajando en las medidas y protocolos que deberán seguir cuando el estado de alarma finalice y se puedan retomar las clases”.

 

Medidas sanitarias, limpieza, desinfección. El objetivo es garantizar la seguridad “total” de estos espacios. Una serie de normas para reincorporar a los niños y niñas lo antes posible y ofrecer seguridad sanitaria y tranquilidad a sus familiares.

Los centros infantiles de Pimem, con el agua al cuello
Comentarios