miércoles. 10.08.2022
HOGAR

Vivir en Baleares sale cada vez más caro

Los residentes en las Islas han tenigo que gastar en el hogar 12.701 euros por persona el pasado año, hasta 975 euros más que en el resto del Estado
/img/periodico/img_22986.jpg

Vivir en Baleares sale cada vez más caro. Los gastos de los hogares de las Islas han aumentado un 11% más que la media nacional

.

El 61,2% de los residentes encuestados por Habitissimo, afirman que los gastos totales de la vivienda (alquiler/hipoteca, seguro, electricidad, agua,...) les supone carga económica "muy pesada" para sus economías familiares de las Baleares.

 

En el lado opuesto, un 23,4% considera que estos gastos son una carga "razonable" y un 15,4% directamente no les suponen carga de ningún tipo.

 

Y es que según los última 'Encuesta de Presupuestos Familiares' publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el gasto medio por hogar subió un 3,9% en 2018, hasta 29.188 euros. En términos constantes, es decir, eliminando el efecto de los precios, el aumento del gasto medio por hogar fue del 2,4% en el año 2017.

 

Si analizamos los gastos por comunidad autónoma podemos observar cómo Baleares es una de las comunidades donde el gasto medio por hogar es más elevado (32.398,28 euros), solo superada por el Madrid (34.016,49 euros), País Vasco (33.709,32 euros), Navarra (32.834,68 euros) y Ceuta (32.815,71 euros).

 

Los residentes en  Baleares se han gastado durante el año 12.701 euros por persona, 975 euros más la media nacional. Por lo que respecta a la distribución del gasto, la mayor parte del gasto medio de los hogares viene por los gastos comprendidos por la vivienda, agua, electricidad, gas, con un gasto medio de 9.979 euros por hogar balear, frente a la media nacional de 8.774 euros, lo que supone 1.204 euros más de gasto para los residentes en Baleares.  Es decir, los gastos de la vivienda comprenden un 31% del presupuesto total del hogar.

 

Por este motivo, utilizar un método de ahorro adaptado a los hábitos y costumbres económicas de cada persona es clave para lograr ahorro en el presupuesto del hogar. Por ello, la plataforma habitissimo, ofrece una serie de ideas para que los gastos del hogar disminuyan.

 

Ahorrar en la factura del gas y electricidad

La domótica puede convertirse en la clave para el ahorro del hogar. Por ejemplo, los termostatos permiten mantener una temperatura estable en casa y esto ayudará a que el coste de la calefacción sea inferior, pues está comprobado que las subidas fuertes de temperatura provocan mayor gasto. Otro punto a tener en cuenta es que el calor debe circular bien, por este motivo, es importante no instalar los radiadores cerca de muebles o colocar ropa húmeda encima para que se seque antes; esto, lo único que acarrea es un consumo mayor y, por tanto una factura de gas bastante más alta.

Lo cierto es que también hay otros factores que pueden hacer que se consuma más gas de lo normal. Entre estos factores, los más importantes son los que tienen que ver con el aislamiento de la vivienda. Entre el 25% y el 30% de las necesidades de calefacción de una casa se deben a un mal aislamiento y consecuente pérdida del calor por ventanas o puertas. Si las ventanas y puertas no aíslan, tendremos una fuga de calor en invierno y de frío en verano. Otra zona a tener en cuenta a la hora de aislar es el techo. Hay que tener en cuenta que el techo supone la superficie por la que más calor puede perder una vivienda. Un buen aislamiento en el techo puede llegar a reducir hasta el 35% de los gastos de calefacción.  Por otro lado, teniendo en cuenta que tanto el frío como el calor se transmiten a través de las ventanas y el suelo, usar cortinas y alfombras durante el invierno y los meses un poco más fríos puede ayudar a aislar llegando a ahorrar hasta un 25% de la factura. Los radiadores eléctricos no tendrán que emitir tanto calor, ni durante tanto tiempo, para caldear y mantener una estancia a una temperatura agradable.

Ahorrar en la factura del agua

El ahorro de agua en casa es importante por varios motivos. No solo reduciremos la factura de consumo, también contribuiremos con el cuidado del medio ambiente. Para ello hay una serie de costumbres que deberíamos de incorporar a nuestra rutina diaria. Entre ellas la de no dejar el grifo abierto mientras se friegan los platos o nos lavamos los dientes, regar el jardín a primera hora de la mañana, ducharse en vez de bañarse, etc.

Pero en el mercado también existen una serie de dispositivos que nos ayudan a maximizar el aprovechamiento del agua. Por ejemplo, los modelos de cisternas son de bajo consumo y gracias a sus descargas pequeñas nos permiten reducir considerablemente el gasto de agua. Únicamente se utilizarán siete litros de agua, que son suficientes. En el caso de las cisternas antiguas, se satisfacía la misma necesidad utilizando una mayor cantidad de agua, con cantidades que podían llegar a los 30 litros.  

Vivir en Baleares sale cada vez más caro
Comentarios