domingo. 02.10.2022
REFORMA

La recuperación del complejo de Son Dureta costará 120 M€

El proyecto de remodelación que afectará a 76.000 metros con 450 camas destinadas a pacientes con enfermedades crónicas y 120 plazas residenciales para personas mayores en situación de dependencia
/img/periodico/img_15994.jpg

 

Cerca de 120 millones de euros. Esta es la cantidad que el Govern tendrá que destinar para hacer realidad su proyecto de recuperación del antiguo complejo hospitalario de Son Dureta para destinarlo a enfermos de enfermedades crónicas y personas mayores dependientes. Eso si, las obras se tendrán que desarrollar en diferentes fases y "a largo plazo".

 

Así lo han explicado la presidenta del Govern, Francina Armengol y el vicepresident, Biel Barceló, durante la presentación del proyecto que permitirá disponer de tres edificios que ocuparán 76.000 metros cuadrados.

 

El Govern prevé poder contar, al finalizar las obras, con 450 camas destinadas a pacientes con enfermedades crónicas y 120 plazas residenciales para personas mayores en situación de dependencia.


 

Son Dureta dispondrá de un área de hospitalización con unidades de convalecencia, de ortogeriatria y neuro-rehabilitación. También dispondrá de un espacio destinado a la cronicidad avanzada -con pacientes crónicos avanzados, cuidados especiales y paliativos- y una unidad de demencias y trastornos de la conducta. El área ambulatoria contará con consultas externas, unidad de rehabilitación cognitiva, el hospital de día y servicio ocupacional.

 

El complejo también contará con una residencia de 120 plazas para personas mayores en situación de dependencia. También albergará un centro ocupacional para personas con diagnóstico de salud mental de 20 plazas, el servicio de valoración de las personas con discapacidad y espacios para los equipos de valoración de la dependencia.


 

La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha destacado que se trata de una “apuesta decidida y firme para aumentar servicios públicos que son básicos”, en la que se distingue una “voluntad clara de recuperar derechos para la ciudadanía, con la rehabilitación y apertura de centros cerrados”, lo cual supone un coste para el Govern, como es el caso de Son Dureta, que ha implicado un gasto “de 5 millones de euros desde que dejó de funcionar”.


 

Por su parte el vicepresidente del Govern, Biel Barceló, ha insistido en la “prioridad del Ejecutivo de contar con servicios dignos”. Son Dureta combinará “dos usos complementarios: el sanitario y el residencial, áreas en las que actualmente se sufren carencias notables de camas para enfermos crónicos y plazas residenciales, respectivamente”.

 

El nuevo plan de usos de Son Dureta recupera un espacio emblemático para Palma, con la optimización de unas infraestructuras que se encontraban en desuso.

 

Se trata de una apuesta del Govern para dar respuesta a una demanda creciente con un modelo de atención a la cronicidad con servicios profesionales y calificados. Estos nuevos dispositivos tienen que atender a los pacientes crónicos y las personas con dependencia desde un enfoque funcional y rehabilitador, promocionando así un envejecimiento activo y abordando la cronicidad desde una vertiente sanitaria y social.

 

La recuperación del complejo de Son Dureta costará 120 M€
Comentarios