miércoles. 28.09.2022
ELECCIONES AUTONÓMICAS

Francina Armengol: "Una política fiscal seria se basa en la progresividad: quien más tiene, más paga"

La candidata socialista asegura que "esta temporada alta será igual de exitosa que lo ha sido en los pasados tres años"

La candidata socialista al Govern y actual presidenta, Francina Armengol, tiene muy claras sus prioridades y no se mueve ni un ápice de ellas. Tiene claro que la presencia de Pedro Sánchez en Madrid será positivo para las islas en el aspecto económico y defiende a capa y espada la aplicación de proyectos estrella como el impuesto del turismo sostenible o la ley de cambio climático.

-¿Será beneficiosa para Baleares la victoria de Pedro Sánchez en las generales?

-Que Pedro Sánchez siga como presidente del gobierno supondrá que nuestras islas continuarán recibiendo la atención especial que necesitamos y que hemos tenido durante los últimos diez meses. Si en menos de un año, por ejemplo, hemos visto cumplidas demandas históricas como el REB o se han aprobado ayudas estratégicas por valor de 40 millones de euros para el desarrollo de parques fotovoltaicos, lo que podemos conseguir durante una legislatura con la misma conexión política que hemos mantenido hasta ahora será muy importante.

 

-¿Qué pacto político seria en estos momentos mejor económicamente para el país? ¿Cuál es su apuesta?

-El pacto que necesitan España y las Illes Balears deberá basarse en la línea que ha mostrado el PSOE al frente del gobierno del Estado y que coincide con la agenda política que hemos desarrollado aquí desde el 2015: una alianza basada en la defensa de la igualdad de oportunidades, defensa de los servicios públicos esenciales como la educación y la sanidad, cumplimiento, protección y ampliación de los derechos  y, especialmente, el reparto solidario de la riqueza a partir de un modelo económico pensado para afrontar el futuro con garantías, con una apuesta decidida y real por las energías limpias y las nuevas tecnologías.

 

Y estas líneas maestras no las contemplan los partidos de la derecha, que están obsesionados en la discriminación, la exclusión y el retroceso del país. De hecho, la victoria del Partido Socialista ha sido bien recibida en Europa.

 

"El pacto que necesita España y Balears debe basarse en la igualdad de oportunidades, defensa de los servicios públicos y reparto de la riqueza"

 

-¿Qué pasará con el REB? ¿Habrá dinero para desarrollarlo adecuadamente?

-El nuevo Régimen Especial que ha entrado en vigor todavía tiene pendiente una de las patas fundamentales: la vertiente fiscal. Se aprobará por ley, por lo que será de obligado cumplimiento y, por tanto, seguiremos aumentado los beneficios que ya tenemos. Y digo que se aprobará porqué todos los partidos de las Illes Balears con representación en el Congreso se comprometieron antes de la campaña electoral de las Generales a dar su apoyo. Me refiero al Partido Popular (PP) Y Ciudadanos (C’s).

 

Ahora veremos si son de fiar y cumplen con su palabra vistos sus resultados y actuaciones lanzándose hacia la ultraderecha. Porque hay que recordar que la derecha hizo campaña contra el desarrollo del autogobierno de las comunidades autónomas, exigiendo una recentralización de competencias. Creo que en las elecciones autonómicas, estas opciones políticas suponen un freno económico y social para las Illes Balears.

 

-La economía balear está desacelerando. De hecho el crecimiento del 2018 ha sido de los menores del estado. ¿Qué cambios claves se deben realizar para relanzar el crecimiento económico?

 

-Uno de los objetivos que nos marcamos al principio de la legislatura era transformar el modelo socioeconómico para hacerlo más sólido y solidario ante los posibles vaivenes económicos. Y el resultado de este compromiso es que en los últimos 4 años hemos vivido el periodo más largo de crecimiento desde la entrada de España en el euro. Y no tan solo eso: se han creado 1.500 empleos mensuales y, como revelaba la última Encuesta de Población Activa (EPA), por primera vez en Balears entre enero y marzo –en plena temporada baja-  había más de medio millón de trabajadores en activo. Pero eso no es suficiente. Porque la transformación que mencionaba no tan solo se centra en cuánto crecemos sino, sobre todo, cómo.

 

Se trata de mantener la apuesta por la formación educativa que nos ha llevado a superar por primera vez en la historia los mil millones de presupuesto de la Conselleria de Educación y Universidad y de continuar aumentado los recursos para la Investigación, la Innovación y el Desarrollo (tenemos la Facultad de Medicina y el Idisba ya ha conseguido la acreditación que lo coloca en la primera división investigadora). Y siempre sin olvidar que el principal combustible que, a día de hoy, alimenta nuestro motor económico, el turismo, está en un proceso de transformación que lo está haciendo más competitivo y, también, más sostenible.

 

-¿Cuál es la solución para regular el alquiler turístico? ¿Tocaran la actual normativa del sector vacacional la próxima legislatura?

-El actual Gobierno de las Illes Balears ha ofrecido una solución a la realidad que supone el alquiler turístico. Antes, con la derecha al frente, se incentivaba el incumplimiento de la ley. Ahora, hay una ley que se cumple y que impone sanciones a los que no siguen las reglas marcadas. El que cumple la ley, puede alquilar su casa en el mercado turístico. Ahora tenemos una garantía para que las personas que nos visitan lo hagan seguros, para que sepan claramente dónde están los canales de comercialización turística y, de esta forma, luchar contra la actividad clandestina, la oferta ilegal y el intrusismo.

 

-Más de la mitad de la planta hotelera aún está sin renovar ¿Como lo haría para seguir incentivando la modernización y actualización hotelera?

-El camino que vamos a continuar lo tenemos marcado claramente. Nuestro compromiso es que, todos juntos, impulsemos la inversión en la reconversión de establecimientos para elevar su competitividad mejorando la calidad de la oferta. Si la derecha no hubiese rechazado los Presupuestos Generales del Estado que presentó el gobierno socialista, ahora tendríamos en Balears 10 millones de euros dirigidos a la mejora de zonas turísticas. Cuando se forme el nuevo gobierno, los recuperaremos. Y en esta línea de transformación de zonas maduras tenemos previsto utilizar los fondos del Impuesto de Turismo Sostenible (ITS), del Estado y del Consorcio de la Bolsa de Plazas.

Porque tenemos claro que solo desde la colaboración público-privada impulsaremos la modernización que permitirá a las Illes Balears continuar como los líderes turísticos que somos.

 

"Con el nuevo Gobierno recuperaremos los 10 nillones dirigidos a la mejora de zonas turísticas"

 

 

-Impuesto de turismo sostenible. ¿Habrá cambios si usted continúa de presidenta del Govern?

-El ITS ha llegado para quedarse. Se trata de un instrumento moderno que responde a las demandas sociales actuales, que exigen que los destinos turísticos ofrezcan en todo momento su mejor versión medioambiental, de servicios públicos e infraestructuras. Los países o ciudades que todavía no tienen un impuesto como el que tenemos nosotros, lo están poniendo en marcha. Porque es necesario para seguir siendo competitivos, esta es la realidad. La reducción de la huella de cada visitante necesita recursos financieros. Por culpa de la derecha hemos dejado de ingresar 1.000 millones de euros en los últimos 15 años.

 

Y, además, el ITS también nos está permitiendo mejorar la calidad de vida de los que vivimos aquí todo el año. Porque recuerdo que una parte se dedica a la mejora de infraestructuras del ciclo del agua o para resolver problemas como el acceso a la vivienda.

 

En los próximos cuatro años, queremos que el ITS se dedique a grandes proyectos emblemáticos de mejora de la competitividad de la economía y el turismo y de impulso a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas para 2030.

 

"Queremos que el impuesto del turismo sostenible se dedique a grandes proyectos emblemáticos de mejora de la competitividad de la economía y el turismo"

 

-La industria ha retrocedido posiciones en Baleares en las últimas décadas. ¿Cómo se puede incentivar?

-Vamos a dibujar el panorama exacto que tenemos actualmente. La afiliación en la industria ha subido un 13’2 por ciento si comparamos marzo de 2015 con el mismo mes de este año y el paro en el sector ha bajado más de un 35 por ciento en el mismo periodo.

 

El Índice de Entrada de Pedidos Industriales ha aumentado un 7’7 por ciento interanual el pasado mes de febrero y las exportaciones el año pasado marcaron un máximo histórico rozando los 2.000 millones de euros. Y todo esto después de cuatro años de gobierno de la derecha que había dejado los polígonos como si fueran grandes solares vacíos.

 

Por tanto, hay motivos para el optimismo, aunque eso no supone que haya que conformarse. Por eso, por primera vez, tenemos un Plan de Industria que estamos desarrollando y que nos llevará a invertir más de 100 millones de euros hasta el 2025 si seguimos gobernando.

 

Porque, como recordaba, la derecha dejó languidecer a nuestra industria con un interés inexistente por ayudar a nuestros empresarios. Y como somos conscientes de lo difícil que es sacar adelante una empresa, les ayudaremos a su reconversión y modernización tecnológica con líneas de apoyo a la renovación y adquisición de equipamientos industriales para que se adapten a las nuevas tecnologías.

 

-¿Vamos a pasarlo mal este verano con el turismo o aguantaremos el tipo?

-Esta temporada alta será igual de exitosa que lo ha sido en los pasados tres años. Las Illes Balears ha vivido el ciclo económico más positivo de este siglo, tenemos más gente trabajando que nunca y por primera vez los salarios de los trabajadores de Balears están por encima de la media estatal. Y eso es en gran parte -o principalmente- gracias a la industria turística.

Si somos una referencia turística mundial no es fruto de la casualidad ni porque nadie nos haya regalado nada. Es gracias al esfuerzo de muchos empresarios y empresarias que han invertido, apostado, confiado y se han preparado mucho y muy bien.

 

"Esta temporada alta será igual de exitosa que lo ha sido en los pasados tres años"

 

-¿Cual es el turismo que desea para Baleares y como conseguirlo?

-Lo que queremos es lo que ya hemos conseguido: que haya un reparto a lo largo de todo el año de nuestros visitantes, que no se concentren tan solo en los meses de verano. Y este reto que desde hace décadas se está persiguiendo, alargar la temporada, ya es una realidad.

 

Y, además, hay que conseguir una mayor rentabilidad, huir de la apuesta por la cantidad. Y eso también es un hecho: la rentabilidad por habitación en las islas ha subido un 29% en temporada alta porque ha pasado de los 93 euros de agosto de 2014 a los 120 de este último verano. Pero es que fuera de los meses de verano el incremento es mayor, un 42 por ciento en octubre del año pasado respecto al mismo mes de 2014.

 

Para seguir este camino, queremos fomentar un turismo de calidad, no de excesos. Para ello, impulsaremos una ley contra la oferta turística ligada a los excesos y al consumo de alcohol y, paralelamente, reforzaremos las medidas de inspección y control de la oferta turística ilegal.

 

"Impulsaremos una ley contra la oferta turística ligada a los excesos y al consumo de alcohol"

 

-Impuestos. ¿Hay que subirlos o bajarlos? ¿En cualquiera de los casos cuales tocaría?

-Una política fiscal seria y moderna se basa en la progresividad: quien más tiene, más paga. Y eso es lo que ha pasado en las Illes Balears estos cuatro años y lo que continuará pasando en los siguientes si revalidamos la confianza de la sociedad el 26 de mayo.

 

Si gobierna la derecha se pone en riesgo la rebaja del impuesto de transmisiones patrimoniales del 8 al 5% para la compra de la primera vivienda que hemos implantado; la deducción de 600 euros al año por hijo para que las familias puedan abonar los gastos de las guarderías, los cuidadores / as, actividades extraescolares y clases de refuerzo; la deducción para los hijos que estudian fuera de la isla hasta los 1.500 euros o la deducción de 400 euros del alquiler habitual para menores de 36 años, personas con discapacidad y familias numerosas. Todo esto puede desaparecer si gobierna la derecha, que solo tiene una política fiscal: la del recorte a la clase media y trabajadora y la de proteger a los que más tienen.

 

-Vivienda. Ni los precios del alquiler ni de compra bajan a pesar de la regulación vacacional. ¿Cuál es su solución para hacer la más asequible?

-El problema de la vivienda no se arregla de un día para otro, especialmente cuando, en nuestras islas, la derecha actuó de forma irresponsable y no sacó adelante ningún proyecto. Al contrario, vendía solares para que se construyeran hoteles.

 

Frente a esta desidia, tenemos en marcha un Plan de Vivienda que incrementará el parque de inmuebles a precio social con 1.300 viviendas más en todas las islas. Además, gracias a la nueva ley de vivienda, el Ibavi ya tiene registradas otros 1.000 pisos que estaban vacíos y en manos de grandes propietarios.

 

Por otro lado, se han incrementado las ayudas al alquiler y se ha pasado de una gestión de la derecha que llegó a perder 2 millones de euros por no utilizarlos a ofrecer el año pasado 7’4 millones que beneficiaron a más de 3.000 personas. Además, no hay que olvidar las deducciones fiscales que están en marcha o programas como el COHABITA, que incentiva la construcción de pisos sociales por parte de cooperativas.

 

Y como sabemos que todavía hay que hacer un mayor esfuerzo, si seguimos gobernando aprobaremos en los siete primeros meses de legislatura nuevas medidas extraordinarias de carácter temporal y con las dispensas legislativas necesarias, para promover respuestas a la situación de emergencia producida por la carencia de viviendas.

 

En resumen, ahora sí que hay una política real de vivienda que ha de continuar en el tiempo. Y solo lo hará si continúa gobernando la izquierda porque con la derecha, y a los hechos me remito, la vivienda nunca ha sido su prioridad social más allá de considerarla un bien especulativo.

 

-Turismo de cruceros. ¿Es un problema o lo hemos convertido en un problema?

-De lo que se trata es de afrontar las realidades y saber gestionarlas, no como hace la derecha que da la espalda a las demandas de la gente. El Gobierno está trabajando para conseguir un turismo sostenible, también en cuanto a la llegada de cruceros. Trabajamos y tomamos decisiones desde el diálogo.

 

En primer lugar, debemos recordar que las competencias de la regulación de la llegada de cruceros son del Estado. Nosotros, como gobierno, le hemos trasladado la necesidad de que la llegada de estos barcos sea más escalonada. ¿Qué estamos haciendo desde nuestras competencias? Desde el año pasado, todos los cruceros que atracan en las Illes Balears pagan el Impuesto de Turismo Sostenible para todos sus pasajeros, independientemente de la duración de su estancia. Antes, solo lo pagaban los que recalaban más de 12 horas. Pagan 0.50 € otoño-invierno y 2 € verano.

 

En cualquier caso, tenemos que aprovechar el buen momento turístico y económico para crear las bases de un modelo de éxito para las próximas generaciones donde el objetivo fundamental es poder vivir del turismo a lo largo de todo el año con una huella medioambiental asumible.

 

-Dígame en pocas palabras que hará por mantener el tejido agrario de Baleares.

-El sector primario es fundamental para el modelo socioeconómico que estamos implantando. Y no tan solo por lo que aporta económicamente sino por su valor sociocultural y lo que supone como parte de nuestra identidad. Los hombres y mujeres que trabajan en el sector agrícola aportan valor añadido en todos los sentidos, pero está claro que necesitan un apoyo público para ser competitivos y afrontar los retos del futuro, como hemos hecho hasta ahora.

En este sentido, fomentaremos el consumo de productos de kilómetro cero y también el producto y el comercio de proximidad, especialmente en el sector de la alimentación y de la manufactura además de la producción local, los canales cortos de comercialización y la venta directa avanzando hacia una mayor soberanía alimentaria. También defenderemos una agricultura basada en la gestión sostenible del suelo, el agua y la biodiversidad juntamente con el impulso de parques agrarios en zonas urbanas.

 

"La ley de cambio climático es un ejemplo que seguirá España para planificar su futuro energético"

 

-Energía ¿Se aplicará la ley de cambio climático tal y como se ha aprobado?

-Es que esta ley es un ejemplo que seguirá España para planificar su futuro energético y que está en línea con lo que hacen los países más desarrollados de Europa en esta materia.

 

Además, hay que incidir de nuevo en que nuestro texto legal se aprobó después de meses de trabajo conjunto con diferentes sectores económicos y sociales. Es una ley negociada y pactada.

 

-Desde diferentes sectores empresariales se recrimina a su Govern actuar a base de prohibiciones en lugar de incentivar cambios como en la ley de cambio climático. ¿Qué opina usted?

-El actual Govern está impulsando los cambios desde el consenso. Es una cuestión de necesidad para afrontar las próximas décadas desde criterios medioambientales y socioeconómicos inteligentes y razonables. El que no lo haga, el que no cambie, se quedará atrás. Y como presidenta del gobierno debo preocuparme por lo que pasa ahora y de lo que sucederá mañana. Y la ley de Cambio climático, por ejemplo, responde a este criterio.

Francina Armengol: "Una política fiscal seria se basa en la progresividad: quien más...
Comentarios