miércoles. 28.09.2022

Armengol pide a Europa que ponga dinero para reconstruir la economía de Baleares

En una carta dirigida a la presidenta de la Comisión Europea, Armengol plantea que las Islas tardarán más tiempo en recuperarse

La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha reclamado a la Comisión Europea un plan de recuperación económica específico para las Islas Baleares para poder hacer frente a la problemática que ha provocado la COVID-19.

 

Así lo ha argumentado en una carta dirigida a la presidenta de la institución, Ursula von der Leyen, en la que le ha planteado que se puedan desarrollar impulsos económicos en los territorios, como las Islas Baleares, que verán atrasada la vuelta a la normalidad.

 

"Baleares es un caso singular dentro de España y Europa y necesita respuestas y planes singulares y adaptados”. Para responder a este escenario, “además de recursos de la Comunidad Autónoma y del Estado, necesitaremos recursos adicionales de Europa”, ha recalcado la presidenta. “La UE tiene que ayudar a las regiones que, como la nuestra, más sufriremos. Si los europeos no nos damos apoyo mutuamente, si no avanzamos a la vez, perderemos todos.

 

Baleares necesita una Europa protectora y Europa tiene que demostrar que es una verdadera unión. Ningún ciudadano, trabajador o empresa, de ninguna región, puede quedarse atrás. Se tienen que garantizar el bienestar y oportunidades de todo el mundo”, ha reivindicado.

 

La presidenta ha explicado que las Islas Baleares son uno de los territorios del Estado que más pueden sufrir el impacto económico y laboral de la COVID-19 porque fue uno de los territorios del Estado que primero cerró la actividad y que más la ha reducido.

 

A pesar de que la crisis sanitaria se supere antes, ha expuesto, debido a la dependencia del turismo y la afectación que sufrirán los mercados turísticos emisores europeos, a las Islas Baleares le costará más tiempo reactivar la economía que al resto de territorios de España y Europa. El turismo “no se trata de un bien acumulable y cuya producción se pueda atrasar”, ha especificado, a diferencia otros sectores como el industrial o de servicios financieros.

 

Las estimaciones del Govern apuntan que para el año 2020 podría haber una caída del 30% tanto del PIB como de la ocupación en cualquier de los escenarios contemplados, a partir de tres vías de impacto: en el consumo, en la inversión y en la demanda turística, ha expuesto Armengol, matizando que estos impactos son “superiores a los del conjunto de España”. 

 

En esta línea, ha explicado que “si bien la especialización turística fue determinante para conseguir una salida más rápida de la anterior crisis, en este momento supone un hándicap”, con una previsión de recuperación más tardía.

 

“La falta de una respuesta adecuada y a la altura de esta crisis puede dar  a una espiral de deuda que condicione la productividad y las perspectivas de retorno a la normalidad. Europa tiene que entender que la pandemia nos afecta a todos y es un problema de todos. Ante los problemas comunes, es necesario adoptar soluciones compartidas, con solidaridad y corresponsabilidad”, reivindica la presidenta.

 

En la misma línea, Armengol ha mostrado el apoyo a las iniciativas ya impulsadas por la UE y ha apoyado la puesta en marcha del Plan Marshall, propuesto por Pedro Sánchez, para desplegar un gran programa de inversiones públicas a toda la UE e instrumentos financieros que permitan el endeudamiento de los estados miembros con la garantía o aval de la UE

Armengol pide a Europa que ponga dinero para reconstruir la economía de Baleares
Comentarios