domingo. 02.10.2022
COMERCIO

"Queremos cambiar la imagen del comercio chino y asociarla a la calidad"

Mandi Qu y Zhongxiong Wu gestionan en Inca una tienda de decoración y mobiliario de 3.000 metros que importa y vende productos europeos de calidad y en la que todos las empleadas son mallorquinas
/img/periodico/img_8209.jpg

 

Si hablamos de comercio chino en España lo asociamos a la fórmula de bazar de productos muy económicos y de baja calidad. Esa es la realidad. En Inca una pareja de jóvenes empresarios chinos se ha empeñado en trazar un camino diferente y apostar por la calidad.

 

Mandi Qu y Zhonxiong Wu abrieron hace algo más de un año Casa Nove, una gran tienda de decoración y hogar de más de 3.000 metros de exposición que rompe con el cliché del comercio chino.

 

Allí se encuentran centenares, miles de referencias diferentes pero todas coinciden en tres aspectos. El primero que son del gusto de sus propietarios y ajustadas a las tendencias de moda. En segundo lugar que son productos a precios ajustados pero que huyen de lo barato y en tercer lugar que son elementos importados de Europa.

 

Mandi Qu explica que seleccionamos los productos y los importamos de proveedores de calidad de Dinamarca, España, Alemania, o Portugal entre otros paises. Pero la filosofia de esta tienda va aún más allá.

 

"Nuestra obsesión no es el precio sino la calidad y el trato con el cliente. Nosotros ofrecemos buen género, atención personalizada y buen servicio post venta" dice Mandi. Ella reconoce que el principal handicap que tienen es el hecho de que "cuando entra la gente en la tienda y ve a una persona china enseguida lo asocia con la imagen de barato y mala calidad. nosotros queremos cambiar esta imagen del comercio chino.

 

Mandi que lleva en Mallorca desde los 18 años y ha formado su família aquí. Mi padre llego a Mallorca en el año 90 después de perder la fábrica que tenía en un incendio y quedarse sin nada.

 

Es habitual que en las famílias chinas los hijos trabajen en el mismo negocio que los padres. En nuestro caso nuestro padre nos animó a estudiar y formarnos y hacer nuestro propio camino.

 

En Pollensa montaron ya una primera tienda de decoración diferente, con productos de calidad. Después surgió su voluntad de crear algo diferente, saltarse el guión y lo han conseguido.

 

Su camino no estuvo exento de problemas. De hecho conseguir alquilar el actual local fue una pequeña odisea puesto que el propietario no queria alquilarlo a ciudadanos chinos por que creia que se instalaria un bazar y ello degradaria la imagen del espacio. Finalmente lo consiguieron.

 

Cuenta también que ha tenido que afrontar travas e incomprensión por parte de algunas personas y cita como ejemplo el bulo de que los chinos no pagamos impuestos. Eso no es verdad. Tengo que pagar IRPF, IVA y todo lo que me pide el Estado por que entiendo que eso revierte en la mejora de la sociedad;  de la educación de nuestros hijos o de la asistencia médica que usamos los que estamos aquí.

 

Mandi afirma que los inicios estan siendo duros y que durante dos años tienen claro que van a invertir todas las ganancias en ir ampliando stock. Hemos tenido buena acogida y tenemos ya clientes fieles que valoran la calidad de nuestros productos y el trato que damos.

 

En estos momentos en Casa Nove trabajan 6 mujeres todas españolas, la mitad con contrato fijo y el resto con contrato temporal. El hecho de que sean mujeres es una casualidad temporal puesto que han trabajado allí hombres. Lo que no es una casualidad es que sean españoles. Mandi explica que cuando montamos el negocio no quise a ningún trabajador chino. Quería gente de aquí que pudiera hablar español con fluidez y ofrecer un trato personalizado al cliente.

"Queremos cambiar la imagen del comercio chino y asociarla a la calidad"
Comentarios